Dic 22

jueves, 22 de diciembre de 2011

Hoy tenemos el tradicional reparto de regalos con ocasión de la Navidad y hemos acudido casi todo el plantel de voluntarios: se ha unido Pili y sólo nos ha faltado Pilar para estar al completo. Nos acompañarán hoy cuatro trabajadores de IKEA que es una de las empresas que está ayudando a MC en la campaña de navidad con recogida de juguetes y de fondos. También Lourdes está inicialmente con nosotros. Es un gustazo contar de nuevo con Pili y creo que ella valora mucho más que nosotros el haber podido venir después de tanto tiempo. Mariluz, Pili y yo formamos un “equipo” estupendo.

Hoy ha venido con nosotros únicamente Ana Belén. Una pena que Elena siga enferma, o eso dicen. Seguro que habrá echado de menos no poder venir. Viene acompañada de una monitoria de la Fundación para ayudarla a traer varias bolsas grandes con los regalos que vamos a repartir: peluches varios, muñecos y manoplas-marionetas. Nos informa del plan de trabajo para esta tarde y se marcha al encuentro del personal de IKEA para recibirlos y subirlos con nosotros. Resultan ser tres chicas y un chico. Parecen simpáticos y se les ve contentos y animados.

Entre todos, voluntarios y MC, hemos traido varios artículos de Navidad para disfrazarnos: nuestros tradicionales gorros de gnomo de todos los años, y otros gorros y diademas, que nos repartimos entre todos para estar a tono con las celebraciones de estas fechas. Junto con las presentaciones nos hacemos varias fotos todos juntos y ya disfrazados.

Inicialmente, Ana Belén y nuestros visitantes de IKEA se van a repartir regalos al área de neonatología. Nosotros hemos ido en años anteriores y es una buena experiencia para alguien que nunca ha pisado esa zona. Lourdes se va a la Ciber y nostros tres, disfrazados de Navidad, decidimos comenzar la ronda de visitas en planta. Es un día con muy pocos niños: tan solo cuatro en cuatro habitaciones y uno de ellos en aislamiento. Todos ellos bebés, el mayor de 14 meses. Prestamos juguetes, hablamos con los padres y dedicamos un poco más de tiempo a uno de ellos, Nicolás, Nico. Hemos ido avisando en cada habitación de que más tarde volveríamos con regalos para los niños. Como siempre, no entraremos en la habitación que se encuentra en aislamiento, por lo menos inicialmente, y al terminar volvemos a la sala de reuniones.

Cuando regresan Ana Belén y los chicos de IKEA llega el momento de volver a las habitaciones y repartir los peluches. Entramos los voluntarios en primer lugara a las habitaciones y dejamos que sean nuestros visitantes los que se encarguen de entregar los regalos. También se entrega uno al niño que se encuentra en aislamiento. Entrarán equipadas con protecciones Ana Belén y Begoña, una de las chicas de IKEA.

Tenemos que repartir regalos también en la UCI. Para ello, y puesto que es una zona de acceso muy restringido, serán Ana Belén y Mariluz quienes vayan. Mientras tanto nos quedamos Pili y yo con nuestros cuatro visitantes, hablando con ellos y respondiendo a todas las pregunas que nos hacen. Se muestran muy interesados por nuestra labor y creo que muchas de lo que les decimos les toca. Pili es fantástica explicando y explicándose.

Una vez que regresan Ana Belén y Mariluz sólo falta completar la cuarta y última fase del reparto de regalos. Los que han sobrado y no se han repartido se entregarán en la Ciber, con Lourdes, a los niños que acudan allí esta tarde. Se suben a la Ciber los chicos de IKEA con Ana Belén y los voluntarios nos despedimos de todos ellos porque se está haciendo tarde y posiblemente nos hayamos marchado ya cuando ellos terminen.

Sólo nos queda la última ronda de despedida y recogida de los juguetes prestados en planta. Y con ello concluimos en el hospital.

Por cierto, muchas gracias a la familia de Aurora en nombre de Mariluz y mío. En el carrito de los juguetes estaba el sonajero que les habíamos dejado la semana anterior después que nos marcháramos. Cumplieron su compromiso y estas cosas nos gratifican enormemente.

Dic 15

jueves, 15 de diciembre de 2011

Hemos acudido el equipo al completo de voluntarios que últimamente formamos Mariluz y yo. Se agradece la compañía. Del personal de MC, sólo Belén, la sicóloga. Eso sí, con casi media hora de retraso por causa que, al parecer, resultaba justificada. También ha estado con nosotros un rato Lourdes antes de subir a la CiberCaixa. Como hecho destacable, se ha pasado por allí Pilar que venía a recoger unas participaciones de lotería de la Fundación. Nos ha dado novedades sobre el estado de su hijo –que evoluciona favorablemente– y además de saludarnos nos ha dicho que quizás se pueda reincorporar con nosotros a partir del año que viene. No sé… me da la impresión, por lo que nos ha contado, que quizás sea algo prematuro, pero estas intenciones y ganas las interpreto en realidad como una manifestación del deseo de superar sus actuales, duras sin duda, circunstancias.

Se ha hablado del evento que tenemos previsto para la próxima semana: la tradicional entrega de regalos y visita de los empleados de las empresas colaboradores previa a la Navidad, en nuestro caso vendrá gente de IKEA. Lourdes, Mariluz y yo quedamos en coordinarnos para conseguir y llevar algún accesorio de fiesta o navideño. Nos acordamos de Pili y de lo que han sido años anteriores [Esperamos que vengas ;-)]. Lourdes nos ha puesto al tanto de los regalos que se van a repartir. Se trata de una especie de marionetas o manoplas de peluche que se han obtenido de las actividades que la Fundación ha llevado a cabo en IKEA y en las que ella ha participado.

El resultado de hoy ha sido muy positivo por las actividades realizadas y para el ánimo: divertido, provechoso y buenas sensaciones al finalizar. En esto coincidimos los dos. Hacía tiempo que no teníamos un día con tan buen ambiente general y compensa de alguna forma el desastre de la semana pasada o, por lo menos, ayuda a superar el profundo malestar que genera una metedura de pata tan profunda como la que sufrimos una semana antes.

Seis intervenciones en seis habitaciones y con tres habitaciones más en aislamiento: cinco bebés y un niño de 12 años. Con el listado de habitaciones y ocupantes que nos entrega B y que proporciona el hospital empezamos la ronda. Al concluir tenemos dos casos que sobresalen y que marcan en gran medida el resultado final: Aurora y Daniel P.

Aurora es una niña de carita guapa y de aspecto tranquilo, una muñequita de 4 meses a la que encontramos inicialmente a cargo de la abuela y que está a la espera de una intervención en la cabeza. Lo primero que me llama la atención es su mirada perdida y nos dice su abuela que fuera del hospital recibe sesiones de estimulación. Responde al tacto y le buscamos un juguete, en este caso un sonajero, para que lo coja con las manos. Conseguimos que lo agarre y que lo mueva, a veces con ayuda. Parece que le agrada y esboza en varias ocasiones breves y magníficas sonrisas. A nosotros todo esto nos parece un éxito. La dejamos así y seguimos con nuestra ronda por otras habitaciones.

Cuando volvemos para la recolecta de los juguetes la niña sigue agarrada fuertemente al sonajero. Nos despedimos, ahora ya con su madre también en la habitiación, y aunque la abuela nos indica que podemos llevarnos el sonajero le insistimos en que, en vista del gusto que tiene la niña por él y valorando la utilidad que creemos que tiene para ella, se lo quede y lo devuelvan antes de marcharse del hospital a través de las enfermeras.

Hay situaciones en las que con pequeñas cosas, pequeños gestos o breves intervenciones se pueden conseguir resultados más allá del limitado tiempo de nuestra estancia en el hospital. Debemos también valorar y ser conscientes de la influencia y los resultados de nuestra actividad más allá de las dos horas en las que desarrollamos nuestra labor de forma presencial. Hoy con Aurora ha sido una de esas ocasiones.

Daniel es un “viejo” conocido nuestro a pesar de sus 16 meses de vida. Un niño simpático con el que hemos coincidido en el hospital en varias ocasiones desde el mes de enero. Ha tenido durante este tiempo varias intervenciones y en este momento está hospitalizado para hacerse pruebas. A mi me suena su nombre ya desde el mismo listado y Mariluz lo confirma y reconoce también. A los niños como él, simpáticos, alegres y receptivos se les coge cierto cariño, tanto más cuando los vuelves a ver y sabes, además, que probablemente vas a volver a verlos.

Dic 15

Menudos Diarios

Voy a comenzar desde aquí una serie de relatos y comentarios en forma de bitácora sobre la experiencia diaria de un voluntario de la Fundación Menudos Corazones. Casi cada jueves y desde hace prácticamente tres años se enfunda una camiseta blanca con un corazón rojo en medio y acude junto con un grupo de compañeros –ahora mismo reducidos por circunstancias a dos únicas personas, Mariluz y el– para prestar parte de mi tiempo como voluntario en actividades de juego, animación, préstamo de juguetes, estimulación,  acompañamiento y apoyo en sentido amplio a niños ingresados y a sus familias en la planta de cirugía pediátrica del edificio Materno-Infantil del Hospital 12 de Octubre de Madrid. Así que en este momento cedo la palabra.

Los nombres de las personas que se citen serán siempre ficticios…
… o quizás no.

“En alguna conversación con mi compañera, y gran amiga, Pilar Burgos, Pili, hemos tratado la posibilidad de poner en común y plasmar en papel nuestra experiencia y nuestras experiencias como voluntarios “de largo plazo”. Por otra parte, no puedo dejar de tener en cuenta también el sabio consejo y las siempre lúcidas palabras de mi hermano Carlos al expresarme, aunque fuera en un contexto diferente, lo importante que resulta para uno mismo, pero también para cualquier otro interesado o curioso, que las informaciones, conocimientos, impresiones y sentimientos, que puedan resultar de algún modo de interés y que pertenecen al mundo cotidiano, individual y particular de las personas, queden recogidas en papel (ahora habría que decir en formato de texto) para que todo ello no se pierda en nuestro propio anomimato. Estoy de acuerdo. Nuestra propia historia, y cada historia particular, forma la Intrahistoria de las sociedades. Quién sabe si con el tiempo este ejercicio pueda resultar el germen de algún otro proyecto más ambicioso.”

Dic 10

Descifrar Feliz Navidad [QR] 2011

http://img110.xooimage.com/files/b/6/d/feliz-navidad-2011-4dfb1d4.png

Hola, de nuevo,

Si habéis llegado hasta aquí es que he conseguido suscitaros cierta curiosidad por averiguar qué mensaje se esconde detrás de este, que puede parecer, enigmático código. Vamos entonces a desencriptarlo siguiendo los siguientes PASOS:

1.- La figura del código que os he enviado, y que tenéis más arriba, no es más que una imagen, con su propio formato de imagen (.png), así que lo primero que tendrás que hacer es copiar (bajarte) esta imagen a tu ordenador. Para aquellos que no sepan cómo, una forma muy sencilla es como sigue:

– Situar la flecha del ratón sobre la imagen y hacer clic encima con el botón derecho.
– En el menú emergente elegir la opción “Guardar imagen como“, y después seleccionar el nombre que se le dará al archivo con la imagen (puede dejarse el que ya tiene por defecto) y la carpeta donde se guardará el archivo en tu ordenador. Termina haciendo clic en “Guardar“.

Si todo ha ido bien ya tendrás descargado el archivo con la imagen en tu ordenador.

2.- Abrir la siguiente página de internet: http://zxing.org/w/decode.jspx y dentro de ella haz clic en el botón “Examinar“.

En la ventana que aparece busca en tu ordenador y selecciona la carpeta donde se ha guardado previamente el archivo de la imagen del código, se selecciona el nombre del archivo y se hace clic en “Abrir” (Observarás que en el cuadro que antes estaba en blanco aparece ahora la ruta que tiene el archivo en tu ordenador).

Haz clic sobre el botón “Enviar consulta” (el segundo de abajo) et voilá… ahí tenéis el mensaje oculto.

Esos son mis deseos y espero que además os hayáis divertido…

… a que mola  ;-).

http://kochise.com.es/