Fraude fiscal en la Embajada de España en Helsinki: el artículo y las conclusiones

El diario El Mundo ha publicado el 26-04-2015 una noticia con el titular “Fraude fiscal en la Embajada de España en Helsiki“. Tras una lectura reflexiva de la misma me gustaría exponer algunas observaciones y dudas que se me plantéan en relación al contenido del artículo y del caso porque el conjunto de las informaciones no parece ser coherente con la realidad del funcionamiento de las relaciones que se establecen con los embajadores dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación.

Marcos Vega Gómez toma posesión el 11/05/2011 y cesa el 11/02/2012 en el puesto de Embajador de España en Helsinki. Releva al embajador Ricardo Zalacaín Jorge, que es desde el 10/09/2012 el actual Cónsul General de España en Munich.

Lo que son los hechos:

Lo primero a tener en cuenta es que las actuaciones ilegales denunciadas en el artículo tienen lugar dentro de un órgano de la Administración, como lo es una Embajada. Mientras los asuntos se mantienen dentro del ámbito administrativo interno su maquinaria permite difuminar, tapar, ocultar y, dado el caso, enterrar los asuntos que se dilucidan en su seno. Más aún dentro de un Ministerio, el de Asuntos Exteriores, donde los escándalos tienen efectos sobre el prestigio interior y exterior no sólo del propio Ministerio, incluidos los miembros de la Carrera Diplomática, sino sobre el Gobierno del Estado y, en última instancia, sobre el de la nación en su conjunto.

Sin embargo, cuando las cosas salen del ámbito interno administrativo y de organización para judicializarse, los funcionarios, tanto más los diplomáticos, no exponen su puesto, su carrera y su prestigio tomando decisiones que les puedan comprometer administrativa o judicialmente. Tanto más aún en el actual estado de percepción de corrupción política por la opinión pública en España.

No hay que olvidar, tampoco, que la gestión de personal dentro del Ministerio de Asuntos Exteriores se ejerce desde siempre, en sus más altos cargos, por personal funcionario perteneciente al Cuerpo Diplomático: Subdirector General de Personal, Director General del Servicio Exterior y, en última instancia, el Subsecretario del Ministerio.

En el ámbito del personal del Cuerpo Diplomático, en el Ministerio de Asuntos Exteriores, existe un arraigado corporativismo, que raya el sectarismo, y discreción, que raya el secretismo. Cuando aflora a la opinión pública un escándalo que afecta al Ministerio de Asuntos Exteriores y a sus diplomáticos, en la mayor parte de las ocasiones suele ser dado a conocer o filtrado a instancia de parte.

En el artículo en cuestión prevalece la información sobre la figura del embajador, su estado procesal y la exposición de las opiniones y consideraciones tanto propias como de su abogado. La figura del Canciller, y su situación, simplemente se relata a distancia y con datos solamente referidos. Únicamente el embajador y su abogado hacen declaraciones al medio.

El Canciller mantuvo su puesto en la Embajada en Helsinki hasta completar el tiempo máximo legal de permanencia del personal no diplomático en un puesto en el exterior, cinco años (20/10/2007-23/10/2012), a pesar de recibir una visita de inspección que certificó las irregularidades en la Representación en 2011. Esto indicaría que mantuvo la confianza del Ministerio mucho tiempo después de que se destaparan las irregularidades y de que el embajador fuera cesado.

El Canciller obtiene nuevo destino en la Embajada de Kuala Lumpur donde todavía continua. Los puestos de los funcionarios españoles en las Representaciones de España en el exterior se realizan en la modalidad de libre designación, es decir, a discreción del Ministerio de Asuntos Exteriores. Esto indica que es el propio Ministerio el que decide que el Canciller es merecedor de ser nombrado y ocupar un nuevo destino en el exterior.

También el embajador antecesor, Ricardo Zalacaín, obtiene destino como Cónsul General en Munich después de que Vega Gómez sea cesado. Bajo la lógica anterior, tampoco aquel fue castigado y mantendría igualmente la confianza de Ministerio.

Respecto al embajador que dice haber sido denunciante y ser también víctima:
– Únicamente Vega Gómez es cesado, tras un breve período de tan solo nueve meses en el ejercicio del puesto en Helsinki. Ni lo fue el Canciller, ni lo fue el embajador antecesor en su puesto, responsables que desarrollaron su trabajo coincidiendo supuestamente durante el tiempo en el que se producían las presuntas irregularidades.
– Sólo el embajador Vega Gómez está procesado: querellado por la fiscalía e imputado por la Aduciencia Nacional.
– Sólo Vega Gómez está sancionado por el Ministerio de Asuntos Exteriores sin destino en el exterior.

Lo que resulta sorprendente:

– La Fiscalía se querelle contra el embajador y la Audiencia Nacional lo impute, el Ministerio le impida acceder a un nuevo destino (faltaría más) y, al mismo tiempo, el mismo Ministerio nombre (léase premie) al Canciller para nuevo destino en el exterior y al embajador antecesor como Cónsul General.

– La información vertida se refiera o afecte fundamentalmente al embajador que dice denunciar y a su situación administrativa y procesal, y nada o casi nada se exponga, de forma directa o sin pasar por el tamiz de las declaraciones del Sr. Vega Gómez o su abogado, sobre el estado procesal del Canciller, que aparentemente no estaría perseguido por la Fiscalía ni acusado por la Justicia.

Las conclusiones:

1.- Parece claro que el interés por sacar el caso a la luz proviene del embajador y su abogado. Probablemente como una estrategia procesal.

2.- El Ministerio de Asuntos Exteriores ha tomado claramente partido a favor del Canciller y en contra del embajador.

3.- Habría que pensar en la posible honorabilidad del Canciller y en la presunta sinvergonzonería y responsabilidad judicial del embajador.

4.- El relato del embajador como víctima seguramente está lleno de imprecisiones, cuando no mentiras y falsedades.

5.- Deberíamos preguntarnos hasta qué punto los contenidos del artículo se ajustan a la realidad.

 

 


La evolución del caso:

El ex embajador acusado de contratar irregulares dice que quiso “representar bien a España” – El Mundo [04/04/2016]

El exembajador en Finlandia asegura que contrató legalmente al “servicio” – El País [04/04/2016]

El ex embajador en Finlandia se enfrenta hoy a 10 años de cárcel por contratar ilegalmente su servicio doméstico – elEconomista.es [04/04/2016]

3 thoughts on “Fraude fiscal en la Embajada de España en Helsinki: el artículo y las conclusiones

  1. No entiendo las conclusiones 4 y 5.
    El embajador llega a su puesto y denuncia unas irregularidades que son investigadas y son aceptadas por quienes cometen las irregularidades.
    El canciller denuncia irregularidades en contratos al personal de servicio y, sin investigación previa, destituyen al embajador.

    Habría que saber la profesionalidad de los redactores de la noticia (conclusión 5).

    Y el último párrafo… ¿al embajador se le penaliza y a quienes investigaron la denuncia se les premia?:

    Desde luego que un sueldo de 800€ mensuales para el personal de servicio, mientras el personal diplomático cobrará…… no es para tirar cohetes.
    Pero eso no es excusa.
    Pero la conclusión final que saco es que en España o en Finlandia, el comportamiento de algunos españoles y el gobierno español continúan dando vergüenza.

    • Lo que he intentado, con mejor o peor fortuna, ha sido poner de manifiesto las incongruencias en el contenido del artículo tal como está redactado y de acuerdo a la información y versiones expresadas en el mismo. En todo este asunto hay algo que no nos han contado ni los redactores del artículo, quizás por desconocimiento, ni el embajador y su abogado, quizás por intento de manipulación intencionada. Nos faltaría, en todo caso, una versión del Canciller.

      El MAEC en su actuación ráramente desprotege al personal diplomático, cuánto menos a los embajadores en puesto, y difícilmente les responsabiliza cuando se producen irregularidades. Si hubiera la más mínima posibilidad de responsabilizar al Canciller para descargar al embajador se hubiera hecho y el pobre Canciller estaría más que defenestrado. Por el contrario, al Canciller, no es que se le haya premiado, simplemente se le ha permitido continuar normalmente con su carrera profesional, a diferencia del embajador. Ni el Ministerio ni la justicia han tomado medidas contra el “vengativo” Canciller y, sin embargo, han levantado su dedo acusador sobre el denodado embajador, y sólo contra él. A mi me resulta paradógico si las cosas fueran tal como se relatan en al artículo periodístico.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *