Índice del Vecindario de Castilla de 1646, versión revisada de 2019

REVISIÓN DEL IÍNDICE PARA LOCALIZAR LAS POBLACIONES EN EL VECINDARIO DE LA CORONA DE CASTILLA DE 1646

LOS VECINDARIOS DE 1646

A lo largo del año de 1646 se ejecutaron en los reinos de Navarra, Valencia y Aragón y en el conjunto de la Corona de Castilla, unos vecindarios generales (mal llamados censos de población) destinados a cubrir y distribuir las necesidades financieras y militares de Felipe IV[1].

EL VECINDARIO GENERAL DEL REINO DE CASTILLA

En 1646 se ordena en cada población del reino de Castilla se realice un mero recuento de sus vecinos[2], con objeto de realizar un reparto de la manera más equitativa posible de un empréstito forzoso bajo la forma de compra de juros reales (deuda del reino), que conformará el Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la Corona de Castilla de 1646[3].

El Archivo General de Simancas conserva entre sus fondos el censo realizado por la Corona de Castilla en 1646 cuya digitalización puede ser consultada por Internet a través del Portal de Archivos Españoles (PARES). Todos los documentos disponibles se encuentran en la sección Cámara de Castilla, Diversos, Legajo 23, Docs. 1-4 [4], bajo el epígrafe Vecindarios de varias villas y lugares de la Corona de Castilla. Este censo es bastante incompleto y considerado probablemente con pocas garantías de veracidad. Además, desgraciadamente, no son todas las poblaciones que se encuentran en la documentación disponible puesto que la cobertura del vecindario de la Corona de Castilla apenas si alcanza el 50% del territorio.

En cuanto a su contenido, el legajo se divide en cuatro documentos. En algunos casos se indica el número total de vecinos de cada población mientras que en otros se plasmaron relaciones nominales de los vecinos. En el documento 1[5] se encuentran “las ciudades que han remitido relación de la vecindad de sus partidos y también las villas que tienen corregimiento”. Se relacionan cabezas de partido y en cada una de ellas las poblaciones que forman el partido y su número de habitantes, sin detallar nombres de vecinos. Se trata de los resúmenes de vecindad de las jurisdicciones de un total de 83 ciudades y villas.

El resto de documentos, mucho más voluminoso, contiene las certificaciones de vecindad de numerosas poblaciones, firmadas por los justicias[6] de las mismas y que, en muchas ocasiones, incluyen las relaciones nominales de los vecinos.

En los documentos 2 y 3[7] se encuentran las certificaciones de vecindad de las poblaciones de los partidos de las ciudades de Toledo y Málaga, respectivamente.

En el documento 4[8] se encuentra un conjunto de certificaciones de cerca de 900 poblaciones, a veces con un cierto orden, a veces mezcladas, que pertenecen, principalmente, a las actuales provincias de Cuenca, Guadalajara, La Rioja, Segovia y Soria, entre las que se intercalan copias de los resúmenes de los partidos de Madrid, Sevilla y Jerez de la Frontera, siendo la provincia de Soria la mayor y más ampliamente representada.

EL PROCESO DE INDEXACIÓN DEL CONTENIDO DE 2007

Como se ha dicho, el vecindario realizado por la Corona de Castilla en 1646 se conserva en el Archivo General de Simancas y sus fondos, que están digitalizados, pueden ser consultados online a través del Portal de Archivos Españoles-PARES. Este censo presenta peculiaridades que lo hacen especialmente atractivo para los genealogistas lo que motivó que un grupo de voluntarios, pertenecientes al Foro de Genealogía alojado en la red científica RedIRIS[9], realizase en 2007 la indexación de los legajos que lo componen.

Este censo es considerado bastante incompleto, pero en determinadas jurisdicciones el escribano procedió a detallar el nombre de todos y cada uno de los vecinos del Estado Llano, aquellos en los que recaería la carga fiscal por la que se instruía el censo.

Desgraciadamente no fueron muchas las poblaciones donde se encuentra este detalle, pero sí las suficientes para que mereciera la pena revisar el legajo. Concretamente se realizaron relaciones nominales de vecinos en todas las poblaciones de la antigua jurisdicción de Málaga, así como en muchas localidades hoy pertenecientes a las provincias de Soria, Segovia, La Rioja, Guadalajara y Cuenca. En menor medida es posible también encontrar detalle en poblaciones de Cáceres, Cádiz, Ciudad Real, Ávila y Burgos.

Esta labor de indexación[10] tuvo un singular origen a través de la ya citada lista de correo de Genealogía RedIRIS. En junio de 2007 un miembro de la lista informó al grupo de la existencia de este documento digitalizado. El interés que generó dio lugar a una propuesta posterior de organizar un grupo de voluntarios para indexarlo la cual tuvo el enorme éxito de contar con la colaboración de 30 personas que examinaron lotes de páginas y que dispusieron de segundas e incluso terceras opiniones en las imágenes de difícil lectura. De hecho fue aún mayor el número de voluntarios que mostraron su deseo de participar lo que hubiera permitido abarcar un documento bastante más voluminoso.

Resulta digno de mención y de resaltar la eficacia que tuvo este dispar grupo de trabajo, integrado por personas de muy diversos países quienes desde sus casas, con plena autonomía, pudieron realizar las tareas que se les asignaron.

Es preciso mencionar la colaboración total de los administradores de la lista de correo, quienes facilitaron el uso de las herramientas del grupo. Y, por supuesto, reivindicar que este índice es el fruto colectivo del equipo de voluntarios que dedicaron su tiempo y esfuerzos para descifrar la caligrafía, a veces enrevesada, de los escribanos del siglo XVII. Se generó un documento que se puso a disposición totalmente libre de la comunidad genealógica y que fue reproducido de varias formas y por diferentes medios.

NECESIDAD DE REVISIÓN DEL ÍNDICE DE 2007

La fecha de publicación del trabajo de indexación fue el 10-07-2007. No consta que se haya realizado posteriormente ninguna revisión que actualice el estado del listado, verifique la corrección de los datos obtenidos o depure aquellos que quedaron dudosos o incompletos.

Al examinar los datos del documento 4 del vecindario de 1646 para mis propias investigaciones y utilizar las referencias de búsqueda de localidades que proporciona este índice pude comprobar que una parte de los registros de los municipios consultados presentaban errores por estar incorrectamente transcritos, identificados y/o localizados.

Considerando la existencia de estos errores en los índices de este documento, y que esperaba fueran esporádicos, procedí a estudiar con más profundidad y extensión los índices. El resultado fue que las imprecisiones y desaciertos eran más comunes de lo que hubiera debido esperarse del tino de expertos en la materia. A partir de aquí me planteé la posibilidad de revisar la parte de los índices del documento 4 en los que estaba personalmente interesado, que correspondían a una parte de los municipios de la actual provincia de Soria. Pero, de nuevo, la proporción de registros imprecisos o erróneos encontrados en esta revisión parcial fueron significativamente muy altos.

Esta circunstancia me llevó a valorar la posibilidad de realizar una revisión completa de los índices y extenderla a la totalidad de los registros del documento 4, aun considerando lo laborioso, arduo y complicado de la tarea. Y así se ha hecho.

EL TRABAJO DE REVISIÓN DEL ÍNDICE

El trabajo de revisión realizado toma como base la encomiable labor efectuada por todos aquellos voluntarios que realizaron la tarea de indexación inicial dentro del proyecto de trabajo colaborativo de 2007, aunque también se puede observar que no todos ellos llevaron a cabo el trabajo con el mismo rigor y eficacia.

La revisión se ha limitado al ‘documento 4-Varias provincias’, que es el instrumento principal para mis propios trabajos de investigación. El resto de documentos ha quedado sin verificar, desconociendo el grado de precisión y exactitud de sus datos.

En base a los conocimientos paleográficos y experiencia adquiridos con los años en la lectura y estudio de documentos de la época a la que se refiere, se han corregido los errores y las imprecisiones en la nomenclatura y transcripción de las poblaciones, villas y lugares que figuran en la documentación y los memoriales originales que componen el vecindario. Esta labor se ha realizado con especial dedicación y cuidado.

Se han incorporado multitud de poblaciones que no se mencionaban en los índices de 2007 por no haberse referenciado en los mismos o haber pasado desapercibidos, aumentando así considerablemente el número total de ellas.

La tarea de revisión se ha visto favorecida, doce años después, al disponerse de un mayor número y variedad de herramientas de búsqueda que permiten identificar los lugares, tanto en su denominación antigua en el documento como en la denominación actual de la población, además de la imprescindible consulta de las ediciones antiguas de diccionarios geográficos y nomenclátores.

Queda, no obstante, una minúscula parte de lugares para los que no se ha podido transcribir su nombre y/o localizar el lugar actual al que corresponde, que se deja para un futuro, quedando esta tarea abierta para cualquier otra persona o investigador interesado en pulir todavía más el resultado.

El trabajo de revisión del índice del ‘documento 4-Varias provincias’ se puede resumir en los siguientes números:

  • Se han revisado más de 1.000 imágenes digitalizadas.
  • Se han añadido más de 200 lugares no referenciados en el índice de 2007.
  • Se han modificado, rectificado, completado o añadido 480 registros del índice original (que vienen señalados gráficamente mediante un relleno en gris).

LOS RESULTADOS

El resultado obtenido es un índice más completo y ajustado a la realidad de los memoriales que componen el ‘documento 4 -Varias provincias’ del Vecindario de Castilla de 1646.

  • Se amplía en un treinta por ciento el número de lugares referenciados en el índice.
  • Se transcriben más correctamente los nombres originales según su trascripción literal del documento.
  • Se identifica con precisión la denominación actual de las villas y lugares, y la provincia a la que actualmente pertenecen.
  • Se indica en muchos de ellos el hecho de considerarse ya despoblados. Debido a diversos fenómenos causantes de pérdida de población, se encuentran gran cantidad de lugares despoblados, que llegaron a esa situación ya en tiempos antiguos, bien en períodos más recientes.
  • Se proporciona información de la comunidad, tierra o jurisdicción a la que pertenecían o en la estaban integrados.
  • Permite observar las variaciones en el nombre o denominación de los lugares en su tiempo respecto al actual, una vez transcurridos casi cuatro siglos.
  • Los pueblos y lugares de la actual provincia de Soria se encuentran ampliamente representados. Los municipios relacionados corresponden en su mayor parte a la demarcación de lo que era en su época la provincia o intendencia de Soria, que incluía territorios de las provincias limítrofes actuales.

En definitiva, supone una mejora sustancial del índice del Vecindario de 1646 como instrumento de búsqueda de lugares y de la información que en él se proporciona, ampliando considerablemente las posibilidades de acceso a la información realmente disponible y convirtiéndose, ahora sí, en un recurso muy potente para cualquier interesado, investigador o curioso, en examinar o estudiar la documentación disponible en el Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la Corona de Castilla de 1646.


CONSULTA DIRECTA del ÍNDICE del Documento 4-Varias provincias en su VERSIÓN REVISADA de 2019


ACCESO A LOS ÍNDICES POR DESCARGA DIRECTA


NOTAS

[1] Según Pascual Madoz en su Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España: “Las averiguaciones de vecindario tenían por objeto la contribución de una cuota o pecho”.

[2] Conviene aclarar que el concepto de vecino, igual que en los anteriores censos, equivale al cabeza de familia de cada casa, generalmente hombre y en menor medida viudas o bien otras mujeres que por diversas circunstancias estuvieran al cargo de un hogar. De este modo la cifra total de habitantes tan solo puede estimarse aplicado un factor multiplicador de 3 o 4 al número de vecinos.

[3] En el siglo XVII las poblaciones españolas se clasificaban en ciudades, villas, lugares y aldeas de acuerdo con su grado de autonomía administrativa y fiscal e independientemente de su importancia demográfica o económica.

La organización territorial de la Corona de Castilla en esa época estaba compuesta o distribuida entre las 18 ciudades con derecho a voto en Cortes y a su vez subdividido en partidos, recibiendo en algunos casos también el nombre de provincia.

Estas circunscripciones creadas a finales del siglo XVI, que reciben en ocasiones la denominación de provincias, carecían de cualquier valor jurídico o administrativo y tenían un carácter meramente fiscal, por lo que se debe evitar confundir este concepto de provincia con el actual, ​ y no constituían en absoluto una división administrativa. La única verdadera división administrativa existente en aquel tiempo era la villa y el municipio.

[4] En PARES debe consultarse dentro de Archivo General de Simancas, Fondos de Instituciones del Antiguo Régimen, Cámara de Castilla, como CCA,DIV,23 (de esta forma).

[5] En PARES debe consultarse como CCA,DIV,23,1 (de esta forma).

[6] Normalmente comparecían alcaldes y regidores, en algunas ocasiones procuradores y curas.

[7] En PARES deben consultarse como CCA,DIV,23,2 (de esta forma).

[8] En PARES debe consultarse como CCA,DIV,23,4 (de esta forma).

[9] RedIRIS, Foro de Genealogía Hispana, Vecindario de Castilla.

[10] Publicaciones:
Academia Costarricense de Ciencias Genealógicas, Boletin electrónico Enero-Febrero 2008, nº 87.
Índice del Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la corona de Castilla de 1645 por sus autores [pdf].

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *