La Olmeda (Soria) en el Catastro del Marques de la Ensenada: Respuestas generales.

La Olmeda (Soria) en 1752 según el Catastro del Marqués de la Ensenada. Transcripción de las Respuestas Generales

EL CATASTRO DEL MARQUÉS DE LA ENSENADA

En una entrada anterior se describían las referencias documentales de La Olmeda (Soria) que aludían a este pueblo a lo largo de su historia. En ella se hacía mención, como una de estas referencias, al llamado Catastro del Marqués de la Ensenada que se llevó a cabo de forma generalizada en todas sus fases entre 1749 y 1756. Tal como allí se indica, este catastro incluye, no sólo un censo de población sino de una detallada evaluación de la riqueza de los pueblos (conocer, registrar y evaluar los bienes, rentas y cargas de los que fuesen titulares sus moradores, debiendo quedar éstos también formalmente registrados, así como sus familias, criados y dependientes), con el objetivo de servir como base para elaborar y reformar el sistema de impuestos de la Corona de Castilla, aunque esta pretendida reforma no se llegaría a realizar.

Su contenido hace que este catastro sea un instrumento fundamental y fuente exhaustiva de información sobre la población y el territorio de los pueblos que pertenecían a la Corona de Castilla a mediados del siglo XVIII, en plena vigencia del Antiguo Régimen, mostrando una imagen amplia y fidedigna de la sociedad, sus actividades y los individuos que la integraban, así como el reparto de la riqueza.

Entre los años 1750 y 1754 todas las poblaciones de la Corona de Castilla o “las Castillas” fueron sometidas a un interrogatorio por autoridades delegadas gubernativas según un procedimiento catastral establecido.

Respuestas Generales y Respuestas Particulares

La información del censo o catastro provenía de dos fuentes. Una primera con preguntas generales sobre el lugar y la población cuyas respuestas eran dadas por las autoridades locales. La información recogida en él se obtiene a partir de un interrogatorio y la contestación a  40 preguntas comunes a todos los lugares, pueblos y ciudades, seguido de una comprobación material o reconocimiento por parte de delegados gubernamentales y peritos de las respuestas. Estas respuestas quedarían recogidas literalmente en el documento llamado Respuestas Generales. Se conservan copias de todas ellas en el Archivo General de Simancas, disponibles para consulta en linea en el Portal de Archivos Españoles-PARES.

La segunda parte eran preguntas particulares a cada jefe o cabeza de familia sobre su respectivo grupo familiar y sus haberes. Las Respuestas o Memoriales Particulares del catastro de Ensenada, que no son objeto de este trabajo, conplementan las generales fijando de forma pormenorizada datos demográficos referentes a extracción social de los vecinos, su oficio, nivel de riqueza rústica y urbana e incluye dibujos de deslindes, apeos y caminos, así como detalles de la historia local, familiar y genealógica de cada lugar de Castilla. Estas respuestas cuando no se encuentran perdidas están en los archivos municipales o provinciales. Los memoriales de La Olmeda se pueden encontrar en el Archivo Histórico Provincial de Soria.

Bajo el epígrafe de cada localidad, se agrupan los distintos documentos catastrales que lo componen: Libro de Respuestas Generales, Libros de lo raíz, Libros de lo personal y Memoriales, siempre desdoblados para seglares y eclesiásticos y teniendo en cuenta que Libro no equivale a volumen.

Aquí se transcriben las RESPUESTAS GENERALES dadas en La Olmeda (Soria), cuya visita e interrogatorio tuvo lugar en 1752.

SOBRE LA FORMA DE TRANSCRIPCIÓN DE LAS RESPUESTAS

Hay varias formas de transcribir la escritura antigua. Se ha optado por realizar una transcripción moderna que prime la claridad y la facilidad en la comprensión del contendo manteniendo la fidelidad con el texto original, en lugar de una transcripción literal siempre poco indulgente con el lector contemporáneo: se actualiza la ortografía, en parte la puntuación, los acentos, respetando sólo algunos arcaísmos y léxico de la época. Por otra parte, se ha respetado la ortografía de los nombres propios que aparecen en el original y las palabras abreviadas se han resuelto en su mayor parte y se transcriben completas. Cualquiera que esté interesado en el texto original lo puede consultar desde el enlace que dirige a su imagen.

Por otra parte, el texto de la pregunta, que en el original no aparece, se ha incluido en negrita antes de la respuesta para facilitar la comprensión del documento completo.

Se incluyen adicionalmente una serie de notas aclaratorias que desde el texto remiten al significado de ciertos terminos, arcaismos, palabras en desuso y referencias a algunas de las características del sistema social existente en la época (Antiguo Régimen) y al contexto particular de La Olmeda.

TRANSCRIPCIÓN DE LAS RESPUESTAS GENERALES

{P.16} Lugar de La Olmeda de Osma.

{P.17} La Olmeda

En el lugar de La Olmeda, alcairía[1] y Jurisdicción de la Ciudad de Osma, a siete días del mes de abril de mil setecientos y cincuenta y dos años, el Sr. D. Francisco Sanchez de la Peña[2], Secretario Honorario del Rey Ntro. Sr., Juez Subdelegado para la averiguación de efectos en que pueda fundarse una sola Contribución[3] por lo respectivo a la Villa de el Burgo, su Partido y Agregación en que es comprehendido este Pueblo; Teniendo convocado a D. Bernabé de Eleta[4] Párroco Cura Vicario de la Parroquial ~~

{P.18} de la Ciudad de Osma y de esta como su anejo, por medio de Recado Cortesano[5], que yo el mismo le fue dado, como lo acredita el Auto y diligencia advertida en los Generales[6] de este Pueblo, hallándose presente con su merced en la casa de su hospedaje, y asimismo Luis de Frías Regidor[7] y Justicia[8], Manuel de las Cuebas Fiel de fechos[9], Gerónimo la Dueña y Miguel Ruiz peritos nombrados por el Concejo, Manuel Llorente y Juan de Peña, que lo son de oficio por su merced, (excepto a dicho Cura) le fue recibido juramento[10] por Dios Ntro. Sr. y a una Señal de la Cruz en forma de Derecho, de que sí dirán verdad de lo que supieren y les fuere preguntado y habién- ~~

dolo hecho como se requiere ofrecieron bajo del executarlo según su saber y entender y siendo examinados por el tenor del antecedente interrogatorio que les fue leído y mostrado depusieron lo siguiente.

1. Cómo se llama la población.

1ª.  A la primera pregunta dijeron llamarse esta población La Olmeda es Alcairía y Jurisdicción de la Ciudad de Osma, y responden.

2. Si es de realengo o de señorío, a quién pertenece, qué derechos percibe y cuánto produce.

2ª. A la segunda pregunta dijeron tienen a este lugar por propio de el Excelentísimo Señor Duque de Uzeda[11] como Sr. de la mencionada Ciudad de Osma y su tierra, sin embargo de no tener la elección de Regidor ~~

{P.19} que para su gobierno particular hace este Concejo y pagan cada un año al Rey nuestro Sr. (que Dios Guarde) en arcas reales de la ciudad de Soria, a cuya provincia está agregado, dos mil cuatrocientos y sesenta maravedíes[12] vellón en esta forma: Por los cuatro unos por ciento[13], mil doscientos y setenta maravedíes vellón; Por el servicio ordinario y extraordinario[14], ochocientos y noventa y dos maravedíes; y por los nuevos impuestos[15] doscientos y noventa y ocho maravedíes; y más pagan por mitades ochocientos y noventa y dos maravedíes, que dichas partidas componen la expresada cantidad. ~~

También pagan al dicho Señor Duque de Uzeda el derecho de alcabalas[16] y por él en cada un año noventa y un reales[17] y cuatro maravedíes vellón[18] llevando también en anual importe el derecho de tercias[19] en los frutos decimales[20] de esta parroquial cuyo privilegio hacen juicio tendrá Su Excelencia en su archivo, y responden.

3. Qué territorio ocupa el término, cuánto de levante a poniente y del norte al sur, y cuánto de circunferencia, por horas, y leguas, qué linderos o confrontaciones; y qué figura tiene, poniéndola al margen.

3ª. A la tercera pregunta dijeron que el término de este lugar contiene de Levante a Poniente dos mil seiscientas y cuarenta varas[21], y de el norte al sur cuatro mil cuatrocientas y ochenta. Tiene de largo una legua[22] corta[23] y de ancho un cuarto ~~

{P.20} de legua; su circunferencia dos leguas cortas. Confronta hacia levante e poniente y norte término de la dicha Ciudad de Osma, y al sur el río Duero, su figura la del margen cuyo amojonamiento por las dudas que entre dicha ciudad y este lugar tenían sobre los sitios por donde estaban antiguamente los mojones de este término, de conformidad y convenio de vecinos y otros lo han practicado en el día de hoy, habiendo nombrado para ello por no más practicar, e inteligentes desinteresadas de diversos lugares, y responden. ~~

4. Qué especies de tierra se hallan en el término; si de regadío y de secano, distinguiendo si son de hortaliza, sembradura, viñas, pastos, bosques, matorrales, montes, y demás que pudiere haber, explicando si hay algunas que produzcan mas de una cosecha al año, las que fructificaren sola una y las que necesitan de un año de intermedio de descanso.

4ª. A la cuarta pregunta dijeron que las especies de tierra que en este lugar se hallan son unos huertos de regadío por mano[24] para hortaliza, otras que producen trigo, centeno, cebada y avena; una de tierra baja para pasto y un monte enebral con matorradas de sabinas y de estas fructifican todos los años, las de regadío por mano, y dehesa, y las demás con uno de intermedio sin haber alguna que produzca dos cosechas al año, y responden.

5. De cuántas calidades de tierra hay en cada una de las especies que hayan declarado, si de buena, mediana e inferior.

5ª. A la quinta pregunta dijeron que en las especies ~~

{P.21} de tierra que han declarado, en las de regadío por mano una calidad que es primera, en las de secano que habiendo(?) año producen Trigo, Centeno, Cebada y Avena; primera segunda y tercera calidad; en la dehesa boyal[25], una calidad que es segunda, y en monte y matorrada otra calidad que es tercera, y responden.

6. Si hay alguno plantío de árboles en las tierras que han declarado, como frutales, moreras, olivos, higueras, almendros, parras, algarrobos, etc.

6ª. A la sexta pregunta dijeron: hay en el término de este lugar dos nogales sin otro árbol frutal y se hallan ochenta árboles silvestres que son olmos ~~

álamos y sauces inclusos cincuenta del nuevo plantío en virtud de Reales Órdenes[26], y responden.

7. En cuáles de las tierras están plantados los árboles que declararen.

7ª. A la séptima pregunta dijeron que los expresados nogales se hallan plantados en dos tierras de pan llevar[27]; y los silvestres en la ribera del río Riosequillo y arroyos inmediatos a este lugar, y responden.

8. En qué conformidad están hechos los plantíos, si extendidos en toda la tierra o a las márgenes, en una, dos, tres hileras, o en la forma que estuvieren.

8ª. A la octava pregunta dijeron que en los mencionados árboles se hallan plantados unos en hileras y otros sin orden, y responden.

9. De qué medidas de tierra se usa en aquel pueblo: de cuántos pasos o varas castellanas en cuadro se compone, qué cantidad de cada especie de granos de los que se cogen en el término se siembra en cada una.

9ª. A la nona pregunta dijeron ~~

{P.22} que en este lugar han usado, y usan de la medida de fanega[28] en todas las calidades y especies de tierra, y para proceder sin perjuicio a su certeza se ha executado medida formal con advertencia de la Justicia, Fiel de fechos y Peritos, y se ha encontrado que cada fanega de sembradura[29] en los huertos y tierras de primera calidad de secano contiene dos mil seiscientos y seis varas. La fanega de sembradura de segunda calidad y dehesa tres mil setecientos y cuarenta y ocho varas; y la de tercera calidad cinco mil ochocientas ~~

y cuarenta, digo y cuatro varas.  Esta diferencia pende en lo demás de las calidades y en cada fanega de esta se siembra otra de la especie de granos que puede producir, y responden.

10. Qué número de medidas de tierra habrá en el término, distinguiendo las de cada especie y calidad, por ejemplo, tantas fanegas, o del nombre, que tuviese la medida de tierra de sembradura de la mejor calidad, tantas de mediana bondad y tantas de inferior; y lo propio en las demás especies que hubieren declarado.

10ª. A la décima pregunta dijeron que el término de este lugar contiene once cuentos[30] ochocientos y veinte y ocho mil, digo y veinte y siete mil y doscientas varas que hacen dos mil y cincuenta y una fanegas y media de sembradura y mil seiscientos y setenta y dos varas en esta forma; los huertos de regadío por mano dos fanegas; la dehesa ocho fanegas; ~~

{P.23} tierras de primera calidad de secano que con año de promedio producen trigo y cebada, ocho fanegas; tierra de segunda calidad de secano; sesenta fanegas, tierra de tercera calidad de secano, trescientas cuarenta y nueve fanegas; Tierras que por su mala calidad no se siembran diez y nueve fanegas: el monte enebral quinientas sesenta y cuatro fanegas y media; los baldíos y yermos, mil y trece fanegas. El sitio de el lugar ríos y arroyos, veinte y ocho fanegas y mil seiscientos y setenta y dos varas, cuyas partidas componen la expresada cañada, y responden. ~~

11. Qué especies de frutos se cogen en el término.

11ª. A la undécima pregunta dijeron que en este lugar y su término se coge trigo común, centeno, cebada, avena y berzas sin otro fruto alguno, y responden.

12. Qué cantidad de frutos de cada género, unos años con otros, produce, con una ordinaria cultura, una medida de tierra de cada especie y calidad de las que hubiere en el término, sin comprender el producto de los árboles que hubiese.

12ª. A la duodécima pregunta dijeron que la fanega de sembradura de regadío por mano en los huertos produce en cada año diez y seis arrobas[31] de berza. La primera calidad de secano con año de intermedio seis fanegas[32] de trigo y cinco de cebada. La segunda calidad de secano produce en trigo cuatro fanegas. La de cebada cuatro fanegas. La de centeno seis fanegas, y la de avena cinco fanegas. Y la de tercera calidad ~~

{P.24} la de centeno cuatro fanegas y la de avena cuatro fanegas. Teniendo en estilo de sembrar la de primera calidad cuatro años de trigo, y dos de cebada. La se segunda calidad dos años de trigo, dos de centeno, uno de cebada y otro de avena; y las de tercera calidad cuatro años de centeno y dos de avena. Y por lo respectivo al pasto de cada una de las ocho fanegas que comprehende la dehesa y comen sus ganados de labor sin arrendarse lo regulan a tres reales fanega que hacen veinte y cuatro sin regular el pasto de el monte por ser comunero ni valor de ~~

leña mediante no cortarse por común. Y en atención a gozar como Alcairía de la dicha Ciudad de Osma de el aprovechamiento de bellota de los montes de esta y de los de Valdegrulla y Varcebalejo también Alcairías, se regulan por el según el valor dado y repartido entre todos los vecinos de los cuatro pueblos, noventa y dos reales vellón que corresponde a los que este contiene, y responden.

13. Qué producto se regula darán por medida de tierra los arboles que hubiere, según la forma en que estuviese hecho el plantío, cada uno en su especie.

13ª. A la décima tercia pregunta dijeron: que los dos nogales declarados es raro el año que llevan fruto por ser poco pomposos y no guardarse por lo que no les regulan precio alguno como ni ~~

{P.25} a los silvestres mediante no tener estimo, y responden.

14. Qué valor tienen ordinariamente un año con otro los frutos que producen las tierras del término, cada calidad de ellos.

14ª. A la décima cuarta pregunta dijeron: que el valor que regulan a los frutos que recogen en este lugar y su término es sesenta maravedíes cada arroba de berza; la fanega de trigo a diez reales; la de centeno a nueve reales; (la de centeno) digo, la de cebada a ocho reales y la de avena a cinco reales, y responden.

15. Qué derechos se hallan impuestos sobre las tierras del término, como diezmo, primicia, tercio-diezmo u otros; y a quien pertenecen.

15ª. A la décima quinta pregunta dijeron: Que sobre las tierras de este término se hallan impuestos los Derechos de Diezmo[33] y Primicia[34] que pertenecen al Ilmo. Cabildo de la Santa Iglesia de Osma, Dignidad de Prior de ella, su Arcediano[35] ~~

titular, Congregación de Capellanes y Dignidad de Abad de San Bartolomé de la misma Iglesia Catedral, Exmo. Sr. Duque de Uceda y la Parroquial de este pueblo todo con rebaja de la quinta décima[36], al tercero[37] por la recaudación y custodia de frutos hasta su distribución cuyo peculiar haber y derecho se expresará en la siguiente, y responden.

16. A qué cantidad de frutos suelen montar los referidos derechos de cada especie o a qué precio suelen arrendarse un año con otro.

16ª. A la décima sexta pregunta dijeron: Que por la Tazmía[38] de esta Parroquial Iglesia aparece pertenecer los frutos que a ella se diezman, a los interesados que expresa la precedente absolución según se refiere en el ~~

{P.26} testimonio agregado a este interrogatorio. Y de las especies de trigo, centeno, cebada y corderos se forman tres iguales tercios que lleva uno el Ilmo. Cabildo y Dignidad de Prior de la Santa Iglesia de Osma con rebaja de el rediezmo[39] para el Arcedeano titular; otro la Congregación de Capellanes[40] con descuento de diez y seis cosas, tres para la Dignidad de Abad de San Bartolomé[41], y el otro tercio llevan el Exmo. Sr. duque de Uzeda y Parroquial Iglesia percibiendo esta una parte él y su Exma., dos, rehaciéndose de la especie de avena, lanas y maravedís ~~

de minucias[42] dos solos tercios, uno para dicho Ilmo. Cabildo y dignidad de Prior con descuento del rediezmo para el Arcediano Titular y el otro para la citada Congregación con descuento  de las tres partes de diez y seis para el Abad de San Bartolomé todo como derecho en rebatida[43] la quinta décima para el Tercero y pasando a la averiguación de lo que a cada interesado corresponde sea formado en vista de la tazmía, quinquenio de frutos de la tercia[44] desde el año pasado de mil setecientos cuarenta y siete hasta el de mil setecientos y cincuenta y ~~

{P.27} y uno inclusive, y por él resulta haber tocado cada año para todos los interesados, y tercia veinte y dos medias[45] y dos celemines[46] de trigo, ciento y dos medias, y medio celemín de centeno, doce medias y cinco celemines de cebada; diez medias y tres celemines y medio de avena, siete corderos, catorce lanas y veinte y seis maravedís de minucias y de ellos según la constumbre de dividirse, ha tocado cada año al Ittmo. Cabildo por su medio tercio con rebaja de el rediezmo, tres medias y un celemín de trigo, catorce medias y celemín y medio de centeno, una media cuatro celemines y una cuartilla[47] de cebada;

Tres medias y medio celemín de avena, un cordero; tres lanas y cuatro maravedís de minucias. A la Dignidad de Prior por su medio tercio con descuento de el rediezmo le ha tocado la misma cantidad que al Ilmo. Cabildo. A la Dignidad de Arcediano tres celemines y medio de trigo, tres medias y un celemín de centeno, dos celemines y medio de cebada, dos celemines de avena y un maravedí de minucias. A la Congregación de Capellanes por su tercio entero con descuento de las tres partes de diez y seis, para el Abad de San Bartolomé cinco medias y tres celemines de trigo, veinte y ocho medias ~~

{P.28} y cuatro celemines (de trigo, digo) de centeno, tres medias y dos celemines de cebada, tres medias y un celemín de avena, un cordero y tres cuartos de otro, cinco lanas y media, siete maravedís de minucias; a la Dignidad de Abad de San Bartolomé por su expresado derecho una media y dos celemines de trigo, seis medias de centeno, tres celemines de cebada, dos celemines y medio de avena, una parte de cuatro de un cordero, lana y media y ocho maravedís de minucias. Al Excmo. Sr. Duque de Uzeda por sus dos novenos[48], cuatro medias y tres celemines y medio de trigo, veinte y una ~~

medias y un celemín de centeno, dos medias y cuatro celemines de cebada, y cordero y medio. A la Iglesia Parroquial por su noveno, dos medias y dos celemines de trigo, diez medias y tres celemines de centeno, una media y celemín de cebada y medio cordero. Al Arcediano por su quinta décima, una media y cuatro celemines de trigo, siete medias y medio celemín de centeno, una media y dos celemines de cebada, tres celemines de avena, un cordero, una lana, y dos maravedís de minucias, y el derecho de primicia lo lleva enteramente la dicha Congregación de Capellanes que anualmente ~~

{P.29} ascienden a dos medias de trigo, dos medias de centeno, dos de cebada y dos medias de avena, cobrando solo el Cura Vicario de la Ciudad de Osma de que es anejo este pueblo, los diezmos menudos[49] que regulan al año en diez reales vellón más dos cientos y seis reales y diez y ocho maravedíes que le paga dicha Congregación por vía de congrua[50], recibiendo también once reales limosna[51] de dos misas de anniversarios[52] perpetuos, y todos los dichos frutos perciben los interesados sin arrendarse, y por su importe se remiten a la tasación, que llevan hecha, y para los efectos convenientes regulan cada arroba de lana a ~~

veinte y tres reales componiendo trece lanas una arroba, y cada cordero a ocho reales de vellón, y responden.

17. Si hay algunas minas, salina, molinos harineros u de papel, batanes u otros artefactos en el término, distinguiendo de qué metales y de qué uso, explicando sus dueños y lo que se regula produce cada uno de utilidad al año.

17ª. A la décima séptima pregunta dijeron: Hay en este lugar, ni su término minas, salinas, artefactos ni otros efectos de los que refiere, y responden.

18. Si hay algún esquilmo en el término, a quien pertenece, qué número de ganado viene al esquileo a él y qué utilidad se regula da a su dueño cada año.

18ª. A la décima octava pregunta dijeron: Que en este lugar, ni su término no hay esquilo alguna de ganados de fuera y sólo el de los que gozan los vecinos de este pueblo que son todo churros y su lana basta y regulan el esquilmo[53] de cada carnero a tres reales vellón, el de cada borro[54] y borra a dos reales y medio, el de cada oveja, borrego y borrega ~~

{P.30} a dos reales y el de cada cordero a medio real siendo el ganado de esta especie existente diez carneros, ciento y diez y nueve ovejas, treinta y dos borros y borras, cien borregos y borregas y cuarenta y cinco corderos, cuyo esquilmo anualmente importa quinientos y setenta reales y medio vellón sin hacer regulación de la leche por no venderse ni fabricar queso, por la venta de carnes de los ganados, por lo viejo de ellos, se regula a quince por ciento, que importan ciento y cincuenta a(l) mil, de carneros ovejas como de machos de ~~

cabrío regulando el valor de los primeros a veinte y cuatro reales, a diez las ovejas y los machos de cabrío a cuarenta, y responden.

19. Si hay colmenas en el término, cuántas y a quién pertenecen.

19ª. A la décima nona dicen: haber en este lugar y su término sesenta y cinco colmenas y dos hornos[55] que pertenecen dos colmenas a Nra. Sra. de las Albricias sita en la Parroquia de la Ciudad de Osma; once colmenas a Domingo Molinero, vecino de ella; once colmenas a D. Bernardo Torres, una colmena a D. Juan de Cardeña (?), los dos en la Villa del Brugo; veinte y seis colmenas y trece hornos a D. Phelipe de ~~

{P.31} la Cruz, y catorce colmenas y nueve hornos a Juan de el Amo vecinos los dos de ella; y el esquilmo de cada una regula a siete reales vellón que asciende anualmente el de dichas colmenas y hornos así a seiscientos y nueve reales, y responden.

20. De qué especies de ganado hay en el pueblo y término, excluyendo las mulas de coche y caballos de regalo; y si algún vecino tiene cabaña o yeguada que pasta fuera del término, dónde y de qué número de cabezas, explicando el nombre del dueño.

20ª. A la vigésima pregunta dijeron: Que además de las especies de ganados contenidos en la absolución de la décima octava mantienen los vecinos de este lugar tres cabras, dos cabritos, veinte y dos riguedos[56] y riguedas, cinco bueyes, cuatro vacas, un ternero, cuatro novillos, cuatro yeguas ~~

dos caballos, tres jumentos[57], siete jumentas y siete cerdos sin haber persona que goce cabaña ni yeguada fuera del término y en el de La Olmeda y comuneros a él partan y se mantienen los expresados, y responden.

21. De qué número de vecinos se compone la población y cuántos en la casas de campo o alquerías.

21ª. A la vigésima prima pregunta dijeron: Que este lugar se compone de seis vecinos y un habitante, todos de el estado general sin haber alguno en casas de campo ni alquerías[58] por no haberlas, y responden.

22. Cuántas casas habrá en el pueblo, qué número de inhabitables, cuántas arruinadas; y si es de señorío, explicar si tienen cada una alguna carga que pague al dueño por el establecimiento del suelo, y cuánto.

22ª. A la vigésima segonda pregunta dijeron: haber en este pueblo seis casas ~~

{P.32} las cinco abiertas[59] y una cerrada con una taina[60] de guarda y aunque este lugar es de Señorío no pagan por dicho establecimiento carga ni gravamen alguno, y responden.

23. Qué propios tiene el común y a qué asciende su producto al año, de que se deberá pedir justificación.

23ª. A la vigésima tercia pregunta dijeron: Que este lugar goza por propio la dehesa y monte Enebral expresados en la absolución a la duodécima, como también los noventa y dos reales importe de la bellota que aprovechan de los montes de la Ciudad de Osma y sus alcairías, de cuyas propiedades por Sr. Subdelegado se pidió a las Justicias testimonio, y responden. ~~

24. Si el común disfruta algún arbitrio, sisa u otra cosa, de que se deberá pedir la concesión, quedándose con copia que acompañe estas diligencias; qué cantidad produce cada uno al año, a qué fin se concedió, sobre qué especies para conocer si es temporal o perpetuo y si su producto cubre o excede de su aplicación.

24ª. A la vigésima cuarta pregunta dijeron que este lugar no disfruta arbitrio, sisa[61] ni cosa de lo que expresa, y responden.

25. Qué gastos debe satisfacer el común, como salario de Justicia y regidores, fiestas de Corpus u otras; empedrado, fuentes, sirvientes, etc., de que se deberá pedir individual razón.

25ª. A la vigésima quinta pregunta dijeron: Que el común de este lugar no satisface gastos algunos ni salarios de Justicia ni fiestas, sólo sí en cada un año al Regidor trece reales por los gastos que hace con los religiosos mendicantes, con mas diez reales de Condutores de Reales Órdenes a que se añaden seis reales que en cada un año regulan tendrá de coste el reparo del puente de madera y tierra que se halla ~~

{P.33} sobre el río Riosequillo y de todo se pidió por el Sr. Subdelegado auténtica relación, y responden.

26. Qué cargos de Justicia tiene el común, como censos, que responda u otros, su importe, por qué motivo y a quien, de que se deberá pedir puntual noticia.

26ª. A la vigésima sexta pregunta dijeron: Que el común de este lugar solo tiene el cargo de satisfacer en cada un año treinta reales de vellón; con siete al guarda de el Enebral, once al de la Rasa y doce al de Valdecastilla y la Nava[62] de que se les pidió puntual noticia, y responden.

27. Si está cargado de servicio ordinario y extraordinario u otros, de que igualmente se debe pedir individual razón.

27ª. A la vigésima séptima pregunta dijeron: Que en este lugar paga en cada un año por el Servicio Ordinario y Extraordinario ochocientos y noventa y dos maravedíes, como se dice en la ~~

absolución. A la segunda pregunta y respecto su corta vecindad y escasez de bienes les parece excesivo, y responden.

28. Si hay algún empleo, alcabala u otras rentas enajenadas, a quién, si fue por servicio pecuniario u otro motivo, de cuánto fue y lo que produce cada uno al año, de que se deberán pedir los títulos y quedarse con copia.

28ª. A la vigésima octava pregunta dijeron: Que contemplan enajenadas las rentas de Tercias y Alcabalas que percibe el Exmo. Sr. Duque de Uzeda, como expresan en la segunda y décima sexta; que una y otra renta ascienden anualmente a doscientos treinta y un reales y treinta maravedís, cuyo goce no saben si es por Servicio pecuniario, ni el motivo de él sin hallar otra renta enajenada, y responden. ~~

29. Cuántas tabernas, mesones, tiendas, panaderías, carnicerías, puentes, barcas sobre ríos, mercados, ferias, etc. hay en la población.

{P.34} 29ª. A la vigésima nona pregunta dijeron: no haber en este lugar casa mesón, tienda ni cosa de lo que refiere y sólo si el puente insinuado por cuyo paso no cobra el Común ni particular emolumento alguno, y responden.

30. Si hay hospitales, de qué calidad, qué renta tienen y de qué se mantienen.

30ª. A la trigésima pregunta dijeron: no hay en este pueblo hospital alguno, y responden.

31. Si hay algún cambista, mercader de por mayor o quien beneficie su caudal por mano de corredor u otra persona, con lucro e interés; y qué utilidad se considera el puede resultar a cada uno al año.

31ª. A la trigésima prima pregunta dijeron: Que en este pueblo no hay cambista, mercader ni persona de las que expresa, y responden.

32. Si en el pueblo hay algún tendero de paños, ropas de oro, plata y seda, lienzos, especería u otras mercadurías, médicos, cirujanos, boticarios, escribanos, arrieros, etc. y qué ganancia se regula puede tener cada uno al año.

32ª. A la trigésima segunda pregunta dijeron: No hay en este lugar tendero alguno de los que expresa la pregunta, y hay D. Bernabé de Eleta vicario de la Parroquial, quien como prelado ~~

por la Congregación de Capellanes de la Santa Iglesia de Osma que lleva los diezmos mayores, percibe por vía de alimento doscientos y seis reales y diez y ocho maravedís, y se encuentra a Francisco de la Iglesia residente en el de Lodares que guarda el ganado lanar de Miguel Ruiz por cuya soldada le paga en cada un año veinte y una fanegas y media de trigo y cebada por mitad. También Jacinto Carro pastor del ganado del Antonio Ruiz que gana cada año quinientos y cincuenta reales de vellón con ciento y diez de soldada, y los cuarenta ducados de alimentos; Juan ~~

{P.35} Cabrerizo vecino y Tercero de esta Parroquial cuya anual utilidad resulta en la absolución de la décima; Atanasio Cuevas sacristán y Fiel de fechos cuyo salario es doce fanegas de centeno y un real de vellón limosna de dos aniversarios perpetuos, por el trato que tienen los seis vecinos en cortar leña particularmente y llevarla a vender a la Villa del Burgo les regulan el importe anual de este en noventa y cinco reales vellón en esta forma a: A Luis de Frías veinte y cinco reales, a Gerónimo La Dueña veinte reales, a Miguel Ruiz(?) seis reales; a Antonio Riva seis reales ~~

a Bernardo Berlanga a diez y ocho reales, y a Juan Cabrerizo veinte reales, cuyas partidas componen la expresada cantidad, y responden.

33. Qué ocupaciones de artes mecánicos hay en el pueblo, con distinción, como albañiles, canteros, albéitares, herreros, sogueros, zapateros, sastres, pelaires, tejedores, sombrereros, manguiteros y guanteros, etc.; explicando en cada oficio de los que hubiere, el número que haya de maestros oficiales y aprendices, y qué utilidad le puede resultar, trabajando meramente de su oficio, al día cada uno.

33ª. A la trigésima tercia pregunta dijeron: Se hallan en este lugar seis vecinos labradores cuyo diario jornal se les regula a tres reales vellón, y asimismo se hallan Nicolás de Frías, Gerónimo La Dueña, hijos de labradores, y Santiago Gómez criado de labranza de Bernardo Berlanga, a quienes se les regula también su diario jornal a tres reales sin hallarse otra persona a quien regular, y responden. ~~

34. Si hay entre los artistas alguno, que teniendo caudal, haga prevención de materiales correspondientes a su propio oficio o a otros, para vender a los demás, o hiciere algún otro comercio, o entrase en arrendamientos; explicar quienes, y la utilidad que consideren le puede quedar al año a cada uno de los que hubiese.

{P.36} 34ª. A la trigésima cuarta pregunta dijeron: No hay persona en este lugar comprehendida en lo que expresa, y responden.

35. Qué número de jornaleros habrá en el pueblo y a cómo se paga el jornal diario a cada uno.

35ª. A la trigésima quinta pregunta dijeron: no se halla en este pueblo jornalero alguno, y responden.

36. Cuántos pobres de solemnidad habrá en la población.

36ª. A la trigésima sexta pregunta dijeron: no hay en este pueblo pobre de solemnidad[63], y responden.

37. Si hay algunos individuos que tengan embarcaciones, que naveguen en la mar o ríos, su porta, o para pescar; cuántas, a quién pertenecen y qué utilidad se considera da cada una a su dueño al año.

37ª. A la trigésima séptima pregunta dijeron: No haber en este lugar persona que goce embarcación ni efecto alguno de los que contiene, y responden.

38. Cuántos clérigos hay en el pueblo.

38ª. A la trigésima octava pregunta dijeron: no hay en este pueblo sacerdote alguno, por vivir su ~~

Cura Párroco en la Ciudad de Osma, y responden.

39. Si hay algunos conventos, de qué religiones y sexo, y qué número de cada uno.

39ª. A la trigésima nona pregunta dijeron: no hay en este lugar convento de religión alguna, y responden.

40. Si el rey tiene en el término o pueblo alguna finca o renta, que no corresponda a las generales ni a las provinciales, que deben extinguirse; cuáles son, cómo se administran y cuánto producen.

40ª. A la cuadragésima pregunta dijeron: Que el Rey nuestro Sr. además de las rentas Generales y Provinciales[64] goza en este lugar la de Penas de Cámara[65], Monte, Campo[66] y otras[67], la que con la Ciudad de Osma y Alcairías tienen arrendados en la de Soria, y este concejo paga por su común un real de vellón sin hallarse ~~

{P.37} otra renta ni finca perteneciente a S.M., y responden.

En cuya conformidad se finalizaron las preguntas de este interrogatorio que se han leído con las respuestas dadas a él por el mencionado Regidor, Fiel de fechos y Peritos, para si tenían que añadir, enmendar o quitar, lo hicieren, y enterados de su contenido expresaron conformes no ocurrirles que advertir, y que cuanto han declarado /

al tenor de cada una de las preguntas en lo que saben y la verdad bajo del juramento que tienen fecho y en todo ello se afirmaron y ratificaron como cierto, y declaran dicho Luis de Frías Regidor ser de su edad de cuarenta y dos años, Gerónimo la Dueña y Miguel Ruiz peritos de el Consejo, el primero de sesenta y dos años y el segundo de treinta y dos; Manuel de las Cuebas Fiel de fechos de quince años, Manuel ~~

{P.38} Llorente vecino del lugar de Cantalucia y Juan de Peña que lo es de la de el Burgo, el primero de sesenta y cinco años y el segundo de treinta y ocho; Conformó el Sr. Subdelegado con el Fiel de fechos y peritos que supieron, y por los que no un testigo[68]; que lo fueron presentes Manuel de la Gala, Juan de Somolinos y Javier de el Campo de todo lo cual yo el Escribano doy fee: Don Francisco Sánchez /

de la Peña = Miguel Ruiz = Manuel Llorente = Juan de Peñas = Manuel de las Cuebas = A ruego Manuel de la Gala = Ante mi: Joseph Casajus y Azpilcueta = testado=den=no valga=Enmdo= Honor=ia=in=co=entre renglones=mª=Valga=

Es copia de las respuestas generales originales, que paran en esta Contaduría, Soria y diciembre treinta y uno de mil setecientos cincuenta y tres.

Miguel Bermudez (firma y rúbrica)
Raphael Matheo Gutierrez (firma y rúbrica)
Martin Alonso Barroeta (firma y rúbrica)


GLOSARIO

[1] Alcairía (alquería):  Pequeña comunidad rural que se situaba en las inmediaciones de las ciudades.

[2] Francisco Sánchez de la Peña: El intendente de Soria, Ignacio Bermúdez de Castro Merino (1749-1754), propone el 17 de febrero de 1751 a la Junta un plan completo de la organización de las averiguaciones en su provincia organizando 645 poblaciones en 23 bloques “de sustancia y complejidad equivalentes” para once de las cuales propone un juez-subdelegado, personas idóneas “de integridad, habilidad y distinción”. Entre ellos está Francisco Sánchez de la Peña, para El Burgo, Osma, otras tres villas y una quincena de lugares.

[3] Única Contribución fue la denominación dada al impuesto que se intentó aplicar en el reino de Castilla en el siglo XVIII con el objetivo de reformar las bases de la fiscalidad española, de la que ese catastro era instrumento. Este cambio consistía en sustituir un complicado entramado de impuestos denominados Rentas Provinciales. La aplicación de la reforma fiscal fracasó en su tiempo, es decir, la Única Contribución no llegó a aplicarse.

[4] Bernabé de Eleta y de la Piedra, natural de la villa de El Burgo, tesorero de la iglesia de Osma y Catedral, murió el 26 de agosto de 1786, hermano de Joaquín de Eleta, obispo de Osma (1786-1788) y confesor de Carlos III.

[5] Recado cortesano (también llamado de cortesía o de urbanidad): Aviso o notificación en virtud de mandato dirigido a personas de cierta distinción advertido con cortesía, comedimiento, atención y buen modo. “Luego que el Intendente se halle en el pueblo, convocará al cura por medio de un recado cortesano […]“.

[6] Generales: Por Autos generales: Primero de los libros (cuadernos) de la documentación catastral en cada pueblo o lugar donde debían constar, por un lado, “las diligencias que han de preceder para principiar la operación“, esto es, providencias de bandos, convocatorias, nombramientos de agrimensor y peritos, autos o mandatos del Subdelegado… Por otro lado, las “demás providencias de los incidentes que ocurran”, las diligencias finales de la operación y la cuenta de gastos de la misma.

[7] Regidor: Persona destinada en las ciudades, villas o lugares para su gobierno económico.

[8] Justicia: En el sentido de alcalde.

[9] Fiel de fechos: Nombre dado, en aldeas o pueblos pequeños, al escribano o actual secretario municipal. Gozaba de fe pública en cuanto a las actas de las sesiones, y también en ciertas diligencias judiciales, pero no podía autorizar escrituras de contratos ni testamentos.

[10] Conforme se proviene en el capítulo cuarto de la Real Instrucción: “[…] les recibirá a todos, a excepción del cura, juramento de decir verdad a lo que les fue preguntado al tenor del Interrogatorio vigente“.

[11] Duque de Uceda: Señor territorial por adición del Marquesado de Berlanga mediante matrimonio desde 1734.

[12] Maravedí: Moneda de cobre de curso legal en España que, con sucesivas acuñaciones, estuvo vigente desde los Reyes Católicos hasta la primera reforma en el sistema monetario de Isabel II (1474-1854).

[13] Contribución de los cientos o cuatro unos por ciento: Arbitrio consistente en el recargo de un cuatro por ciento sobre el diez del derecho de alcabala que se exigía sobre las ventas y permutas.

[14] Servicio ordinario y extraordinario: Contribución que se basaba en el reconocimiento de vasallaje que el reino debía a su rey desde la Edad Media. En principio el servicio se llamó ordinario, pero la insuficiencia del mismo para las necesidades monárquicas obligó a votar otro, que en relación con el anterior pasó a llamarse extraordinario, aunque la fuerza de los hechos acabó por agregárselo para dejarlos denominados como “servicio ordinario y extraordinario”. Este impuesto estamental recaía exclusivamente sobre el estado general o llano (pecheros). Estaba establecido que la cantidad fijada a cada pueblo por la Contaduría General de Valores debía ser repartida entre los vecinos del estado general en proporción a sus haciendas.

[15] Nuevos impuestos: Referido a los llamados reales servicios de millones, o simplemente millones. No fueron en su origen impuestos propiamente dichos, sino concesiones o servicios monetarios puntales del reino a petición de la Corona para hacer frente a necesidades extraordinarias. Algunos de ellos fueron teniendo prórrogas automáticas. El procedimiento de cobro era mediante reparto de la cantidad concedida entre las provincias y aquí se repartía entre las villas y lugares. En 1658 se concedieron dos servicios, de 3 millones de ducados y de 1 millón, que se conocen con el nombre de nuevos y que estaban vigentes cuando el Catastro.

[16] Alcabala: Tributo que pertenece al Rey, que consiste en la contribución de la décima parte del precio de todas las cosas que se venden o permutan.

[17] Real: Moneda de plata de 3,35 gramos que empezó a circular en Castilla en el siglo XIV y fue la base del sistema monetario español hasta mediados del siglo XIX. Había reales de a dos, de a cuatro, de a ocho, equivaliendo a otros tantos reales de plata, o a tres, seis, doce de vellón pues la correspondencia era de 1,5 reales de vellón a 1 de plata. Esto en el siglo XVIII, hacia 1750, época del catastro, pues en el siglo anterior la alteración del valor del vellón había sido brutal, conforme se quitaba parte del contenido de su composición de plata.

[18] Vellón: Nombre que recibe la aleación de cobre y plata con la que antiguamente se fabricaban algunas monedas. Lo común hasta el siglo XIX es mantener las unidades de cuenta propias de los tres metales, el escudo para el oro, el real para la plata y el real de vellón o el maravedí para el cobre. Los reales de vellón fueron creados durante el reinado de Carlos II en 1686 con un valor equivalente en la época a 34 maravedíes de cobre, aunque su correspondencia con las restantes piezas en circulación varió a través de tiempo.

[19] Tercias (Reales): Impuesto cobrado al clero por la Corona como contribución consistente en dos novenos de los diezmos eclesiásticos recaudados por la Iglesia para el sostenimiento del estado.

[20] Frutos diezmales o decimales: Producto de lo recaudado por el diezmo.

[21] Vara: Medida de longitud que equivalía a 3 pies, lo que representa en metros 0,8359 (vara castellana).

[22] Legua: Unidad de longitud que expresa la distancia que una persona, a pie o en cabalgadura, puede andar “regularmente” durante una hora; es decir, es una medida itineraria (del latín, iter: camino, período de marcha) que no sólo involucraba la variable distancia, sino también el tiempo. Dado que una persona recorre normalmente a pie una gama de distancias, se aprecia gran diversidad en el valor de la legua según la época, el lugar, el viajero que registra la distancia y la calidad de los terrenos transitados.

Las leguas terrestres usadas en España eran dos: la legua legal y la legua común. La legua legal castellana (legua de superficie) era la medida de longitud terrestre utilizada para establecer las dimensiones de distintos tipos de predios y se le asignaba un valor de 5.000 varas castellanas, equivalentes a 4,19 kilómetros. La legua común (legua itineraria) se refería a la unidad itineraria que aparecía en las descripciones de viajes. Teóricamente, esta medida era de 6.666 varas castellanas, equivalentes a 5,5 kilómetros (Legua común, castellana o de Burgos = 4.000 pasos = 20.000 pies = 6.666 varas = 5.572 metros).

[23] Legua corta: Es importante observar los términos de legua larga, lineal o común en contraste con los de legua corta o pequeña. La legua común se estimaba sobre la base de un terreno sin obstáculos y se medía en línea recta o por el aire. En un caso hipotético esperaríamos que el número de horas correspondiera al de las leguas recorridas. En cambio, la legua corta ponderaba los obstáculos, y su valor dependía de los descuentos que se hacían en proporción al grado de dificultad del camino.

[24] Regadío por mano:

[25] Dehesa boyal: Predio o porción de los bienes comunales destinada al pasto del ganado de labor siendo su disfrute exclusivo y gratuito para los vecinos del pueblo donde se emplaza. Su origen se encuentra en las cesiones al común de los vecinos que desde la Edad Media realizan los monarcas, cuando la villa es de realengo, o los señores de un territorio, si el municipio se encuentra bajo jurisdicción nobiliaria o eclesiástica, para garantizar la consolidación de los asentamientos.

[26] En 1748 se dieron dos Ordenanzas sobre plantíos y arbolados. La principal se promulgó por Real Cédula de 12 de diciembre, titulándose Real Ordenanza para el aumento y conservación de montes y plantíos. Unos meses antes se dio otra importante disposición; se trataba de la Ordenanza para la conservación y aumento de los montes de Marina. La situación interior y la ausencia de ríos navegables evitó su dependencia de la jurisdicción de la Marina.

[27] Tierra de pan llevar: La destinada a la siembra de cereales o adecuada para este cultivo. El término pan se refiere a cualquier tipo de granos: trigo, centeno, cebada y avena ordinariamente. Pan llevar equivale a cereal panificable.

[28] Fanega: Unidad de medida tradicional española anterior al desarrollo del sistema métrico decimal. Y lo es además tanto de volumen como de superficie, en este caso aplicado al ámbito agrario, pudiendo ser variable según las regiones. Tanto como medida de capacidad, como medida de superficie, la unidad fanega se subdivide a su vez en 2 almudes, en 12 celemines, y cada celemín en 4 cuartillas.

Como unidad de superficie, la fanega superficial de marco real de Castilla equivale a 64,39 áreas o 6.439 m2 (1 área= 143 varas cuadradas).

[29] Fanega de sembradura: La fanega “de puño” o “de sembradura” es la superficie de tierra que se sembraba con una fanega de grano (como medida de capacidad), extensión que era mayor o menor en función de sus características edáficas. Según la calidad de la tierra, se sembraba más o menos ‘espeso’ o sea con más o menos grano por unidad de superficie. Las tierras de mejor calidad necesitaban menos superficie. Por ese motivo hay una gran diferencia entre la superficie de la fanega de sembradura de diversas zonas.

[30] Cuentos: En el significado de millones, que apenas tiene ya uso.

[31] Arroba: Antigua unidad de medida, tanto de volumen como de peso. La arroba castellana, como unidad de peso, era equivalente a 11,50 kg. (25 libras de 0,46 kg y 1/4 de quintal) [Como medida de capacidad, se utilizaba para medir líquidos variando su valor dependiendo del propio líquido medido. Así, si el líquido cuantificado es el aceite, la arroba equivale a 12,563 litros, mientras que, si se trata de otro líquido, como el vino, su equivalencia es 16,13 litros].

[32] Fanega: Como medida de capacidad para áridos, según el marco de Castilla, equivale a 55,5 litros, es decir, la cantidad de grano contenida en una artesa con capacidad de 55,5 litros a la que llamaban también fanega. La fanega de trigo pesaba 43,3 kg, la fanega de cebada 32,2 kg. y la de avena 25,5 kg.

[33] Diezmo: Tributo de origen medieval consistente en la detracción que todos los agricultores y ganaderos hacían de sus productos agropecuarios en favor de la Iglesia para atender su mantenimiento, sus ministros y el culto, la cual consistía generalmente en la décima parte de los mismos. Importaba el diez por ciento, en especie, de todos los frutos recogidos de la tierra, así como de los productos obtenidos del ganado, extendiéndose el gravamen a determinados productos elaborados. La diezmación obligaba en principio a todos.

La parroquia constituye la unidad de percepción del diezmo. Su producto se distribuía en tres partes o montones, correspondiendo inicialmente una al obispo (mesa episcopal), otra al cabildo diocesano (servidores de la iglesia en la que se recauda el impuesto, párrocos y beneficiados) y la tercera al clero local para el mantenimiento de la fábrica (reparos del edificio y mantenimiento del culto). Cada una de estas tercias podía ser objeto de nuevas subdivisiones fraccionarias. De la masa decimal se detraía la porción que de ellos percibían los partícipes laicos por sus gastos y servicios, y del último tercio una parte en favor de la Corona (Tercias Reales).

La obligación civil de pagar diezmos y primicias fue abolida oficialmente en España en 1837, y aunque esta norma en nada afectaba al deber moral y religioso de abonar los diezmos, determinó que de hecho se dejasen de pagar.

[34] Primicia: Las primicias consistían en la entrega de frutos y ganados, que además del diezmo, se daba a la Iglesia, soliendo corresponder en su integridad al clero local y a las iglesias parroquiales para cubrir sus necesidades (mantenimiento del edificio de la iglesia con sus altares, retablos, campanas, etc., y otras necesidades del culto como son: ornamentos, libros, cera, aceite para las lámparas, etc.). Su obligatoriedad se sancionaba en las Constituciones Sinodales y la cuantificación y época de la prestación venían reguladas por la costumbre local, variando considerablemente de unas regiones a otras. Los frutos primiciados coinciden con los diezmados, por lo que estos impuestos recaían, sumándose, sobre los mismos productos. La fiscalidad eclesiástica basada en las primicias no estaba tan reglamentada como la de los diezmos presentando gran variabilidad en su tasa.

[35] Arcediano: Juez eclesiástico ordinario que ejerce jurisdicción delegada de la episcopal en un determinado territorio, quien, además, forma parte del cabildo de la catedral, primero en dignidad después del obispo. Se ocupaban principalmente de obras de caridad que ejercían de parte del obispo, de administrar las diócesis y finalmente de dirigir algunas zonas, especialmente rurales, llamadas arcedianatos o arcedianazgos. Cada arcedianazgo suele articularse en varias unidades menores, los arciprestazgos y las vicarías. Los arcedianazgos fueron circunscripciones de carácter fiscal a partir del XVI. Generalmente los arcedianos percibían una porción de los diezmos de todas las tazmías en su jurisdicción.

[36] Quinta décima: El derecho llamado la quinta décima consistía en percibir una fanega de cada quincena deducida del acervo común, antes de repartir su porción a los partícipes, y sin perjuicio de la respectiva al obispo.

[37] Tercero: El que tiene el oficio de recoger los diezmos. En cada Parroquia el Obispo nombraba un Tercero, clérigo o laico, que recaudaba el diezmo por sí o por otros en el momento de la cosecha y lo custodiaba en la “casa de la tercia”. Percibía a cambio una retribución porcentual, aparte de lo que pudiera corresponderle por su cargo. El Tercero, debía confeccionar la lista de los contribuyentes, Tazmía, velar por la exactitud de lo diezmado, según la cosecha y recaudar y custodiar el impuesto, Diezmo, hasta el momento de la liquidación que él mismo realizaría.

[38] Tazmía: Es un término que recoge varios significados y que habrá que interpretar en cada caso:
– Porción del montante que se lleva cada uno de aquellos entre quienes se reparten los diezmos.
– Cantidad de cereales y demás especies diezmables que aportaba cada contribuyente luego distribuida entre los interesados.
– Libro (libro de tazmía) en el que, junto con la lista de contribuyentes, se asentaban las cantidades producidas, los productos diezmados y los importes entregados, y relación de los interesados en ellos.

[39] Rediezmo: Décima parte sobre una determinada porción del diezmo. En el caso de La Olmeda, y concordando con las cantidades distribuidas, el rediezmo de los frutos decimales que se asigna al Arcediano corresponde a la décima parte del tercio del impuesto que se asigna en el reparto al Cabildo de la Sta. Iglesia de Osma y al Prior de la misma, descontado antes de este reparto (rebaja).

[40] Congregación de Capellanes: Corporación o cabildo de todos los clérigos y eclesiásticos que desarrollaban sus funciones en una institución que da servicio a un conjunto de fieles para su regulación y administración de sus intereses. Se dividían en capellanes de número y de coro, estando presidida por el Arcipreste de Osma.

[41] Beneficio que tiene su origen en concesión por colación pontificia. El Abad de San Bartolomé era una de las diez dignidades del cabildo catedralicio y era nombrado por el papa. Los nombrados por el papa no reciben colación canónica del obispo por ser inferior.

[42] Minucias: Parte de diezmo que se paga de los frutos menores. La norma general era entregar los diezmos en especie. Cuando las cantidades del producto eran minucias, se diezmaba en dinero.

[43] Rebatir: Rebajar de una suma una cantidad incluida de forma indebida en ella.

[44] Tercia: Ver Tercias.

[45] Media: Referido a media fanega. La medida de referencia para llenar los sacos o costales en las mismas eras era la media fanega y, por tanto, lo era también para el acarreo.

[46] Celemín: Corresponde a una doceava parte de fanega y también sirve para medir extensiones o volúmenes. Si se trata de capacidad, el celemín equivalía a 4,62 litros (En el caso de usarse para medir extensiones de tierra, el celemín eran unos 537 m2).

[47] Cuartilla (o cuartillo): Era fracción de celemín que, como su propio nombre indica, suponía una capacidad equivalente a un cuarto de celemín (1,15 litros).

[48] Dos novenos: Ver Tercias.

[49] Diezmos menudos (o menores): La división de los diezmos en mayores y menores no es clara ya que se funda en cada caso en la importancia de cada producto en sí mismo y de la cuantía de la producción en el lugar, factor este que puede variar de unos lugares a otros. Sin perjuicio de que existan excepciones, los cereales más importantes (trigo, cebada, avena) así como los corderos, pueden considerarse como diezmos mayores. Pertenecen al grupo de los diezmos menores los productos de huerta, frutas, aves de corral, lechones, etc. El resto de los productos: cereales menos importantes, vino, aceite, azafrán y fibras textiles oscilarían entre ambas categorías.

Es práctica generalizada que sea el clero local el que se beneficie en exclusiva de los llamados diezmos menores o menudos.

[50] Congrua: Estipendio o renta mínima de un oficio eclesiástico o civil, o de una capellanía, para poder sostener dignamente a su titular. Proviene este nombre de que los Papas y los Concilios lo emplearon en sus decretos. No debe entenderse como renta mínima sino como justo sustento según su calidad. Esto también podía ampliarse a las diferentes comunidades eclesiásticas, con lo que se garantizaba su mantenimiento.

[51] Limosna (de pie de altar): Donativo que se daba de ayuda para alguna obra pía, que no eran resultado de obras de caridad ocasionales sino percepciones anuales fijas.

[52] Aniversario: Oficio funeral de recuerdo de difuntos que en día fijo se celebra una vez al año.

[53] Esquilmo: Fruto y provecho que se saca de la tierra o del ganado. No obstante, se trata de un término ambiguo en la documentación catastral que en ocasiones se confunde con ‘esquilo’.

[54] Borro: Cordero de un año.

[55] Horno (de abejas): Especie de colmena hecho en un hueco de una pared. (https://es.wikipedia.org/wiki/Horno_de_abejas)

[56] Riguedo (de cabrío):

[57] Jumento: Toda bestia de carga, comúnmente referido al asno.

[58] Alquería: Casa de campo con tierras de labor o granja que está alejada de una población.

[59] Casa abierta ( fuego o “lumbre encendida”): Vivienda que sirve como residencia habitual. En ella podían vivir varios vecinos en cuanto miembros de una misma unidad familiar. El concepto de vecino junto con el de casa abierta constituyen la base de integración en la economía comunal y la categoría básica de derechos y obligaciones. Los vecinos en sentido estricto eran los titulares de ciertos derechos y obligaciones comunes derivadas de la propiedad, la residencia y el arraigo en la localidad que les diferenciaba de los meros residentes o domiciliarios, diferencia sin duda importante en cuanto que determinaba el acceso a los recursos comunales y el reparto de las cargas fiscales.

[60] Taina: Construcción que sirve como paridera o lugar donde se recoge o refugia de noche al ganado y se albergan los pastores.

[61] Sisa: Impuesto aplicable a productos de primera necesidad. Consistía en entregar al comprador una cantidad de género menor al que se pagaba, para hacer frente por parte del vendedor al pago de impuestos o gastos locales, que debía entregar a los recaudadores.

[62] Aprovechamiento comunal que hacían de los montes pertenecientes a la ciudad de Osma y a las “alcairías” de La Olmeda, Valdegrulla y Barcebalejo.

[63] Pobre de solemnidad: Aquellos vecinos que, de forma “oficial” están considerados como indigentes. Se trata de una consideración meramente administrativa, sin correlación efectiva en todos los casos con la ausencia absoluta o casi absoluta de bienes o ingresos.

[64] Rentas generales y provinciales: Dentro del régimen fiscal correspondiente al Estado, existían tres tipos de rentas:

  • Las Rentas Provinciales estaban compuestas por la alcabala, los cientos y los millones, y se basaban en gravámenes al consumo.
  • Las Rentas Generales o de Aduana derivaban de los aranceles aplicados por la entrada y salida de mercancías.
  • La sal, el tabaco y el papel sellado componían las Rentas Estancadas o monopolios.

[65] Penas de cámara: Las condenas pecuniarias que los jueces y tribunales imponían a delincuentes y vasallos que cometían infracciones o incumplimientos cuyo destino era la Cámara o Fisco real.

[66] Pena de campo y monte: Multas por las pequeñas infracciones agrarias, es decir, las vulgares faltas cometidas en el campo por el ganado u otros vecinos y las pequeñas sustracciones de frutos, o en el uso y aprovechamiento del monte.

[67] Penas de Cámara, de campo, concejiles, de ordenanza, monte y aguas.

[68] Una vez escritas todas las respuestas, los convocados firmaban la diligencia y por los que no sabían lo hacía un testigo. “Y después de finalizadas las respuestas generales, deberán firmarlas todos los concurrentes, a excepción del cura, por no ser llamado sino para autorizar las diligencias con su persona; y por el que no supiere un testigo, autorizándolas el escribano con su firma.”

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *