La Olmeda (Soria). Referencias documentales.

La Olmeda (Soria). Referencias documentales.

REFERENCIAS DOCUMENTALES DE LA OLMEDA (SORIA)

Se muestra el contenido de todas las referencias al pueblo de La Olmeda existentes en las diferentes fuentes documentales, desde los primeros registros históricos existentes hasta la actualidad. Las principales fuentes históricas documentales son los censos de población y catastros elaborados en España con muy diversos fines. Estos registros sirven hoy para mostrar la evolución de la sociedad a lo largo del tiempo, la distribución de la población y sus características, su estado, ocupación y la riqueza de cada zona.

El volumen y nivel de complejidad de la información recogida por los censos ha variado a lo largo de los siglos desde la más simple a la más detallada, destacando en este aspecto el catastro del Marques de la Ensenada que se trata de una amplia evaluación de la riqueza de los pueblos, aunque en él figuren también datos de población, del que elaboraré entrada a parte para el caso de La Olmeda.

Este trabajo no tiene intención académica alguna, sino meramente descriptiva. El resultado de esta búsqueda documental desde el S. XVI hasta nuestros días es el siguiente:

CENSOS DEL S.XVI

El Censo de Pecheros de Carlos I – 1528

El Censo de Pecheros de 1528 se trata de un recuento (1528-1536) al servicio de un impuesto (para repartir el “servicio de su Majestad”) del que estaban eximidos eclesiásticos, hidalgos y nobles, aunque esta exención no se aplicaba, entre otras, a la provincia de Soria. No registra la existencia en La Olmeda de pecheros, es decir unidades familiares que pagaban impuestos, de forma individualizada (Folio: 430 rº, Nº Inscripción: 244).​ En el documento original manuscrito figura con el nombre de Olmedar, formando parte de las tierras de Osma y San Esteban de Gormaz, aunque específicamente estaba integrada en la entidad tierras de Osma (La Ciudad de Osma y su tierra pertenecían al Señorío del Marqués de Berlanga; San Esteban y la suya, al Duque de Calona), dentro de la Intendencia de Soria.

Censo de los Obispos – 1587

En 1586, Felipe II ordenó a Francisco González de Heredia que comunicara una Real Orden a todos los Obispos de la Corona de Castilla por la cual debían remitirle una relación con todos los pueblos de sus respectivas diócesis indicando el número de vecinos feligreses (entre otras variables) de cada una de ellas, dando lugar a lo que conocemos como Censo de los Obispos. Tomás González, el reorganizador del Archivo de Simancas tras la invasión napoleónica, publicó en 1821 un sucinto resumen enumerando parroquias, pilas bautismales y vecinos, obviando otra información sobre profesiones, rentas, servicios e industrias locales. Junto al número de pecheros, aparece por primera vez el de hidalgos y el de clérigos (todo el mundo era feligrés, perteneciera al estado llano, noble o eclesiástico).

Censo de población:

Relación de pilas y vecinos:

Censo de los Millones – 1591

El Censo de la Corona de Castilla de 1591 es conocido por el Censo de los Millones. Como consecuencia del desastre de la Gran Armada, el rey Felipe II obtuvo de las Cortes de Castilla autorización para imponer un “donativo” extraordinario de ocho millones de ducados, llevándose a cabo un ceno para su reparto. Este “donativo” debía recaer sobre todos los vecinos sin distinción de estados (sólo estaba exenta de pagar la Orden mendicante de los Franciscanos, aunque no de participar en el cómputo). Todos los vecinos debían contar por igual, lo que no quiere decir que debieran pechar lo mismo.

CENSOS Y CATASTROS DEL S. XVII

Censo de la Sal – 1631

La sal era en el siglo XVII un producto de primera necesidad utilizado para condimentar y conservar los alimentos, para suplementar la alimentación del ganado e incluso como antiséptico. Se depositaba en los alfolíes (lugares donde se almacenaba) que estaban distribuidos por toda la Corona. Además, la sal era, entre otros (la pimienta, la goma de papel sellado, el aguardiente, etc.) un producto estanco, lo que significaba que la Corona podía distribuir y fijar sus precios. Es consecuencia del establecimiento de un nuevo sistema impositivo sobre la sal, producto de primera necesidad cuyo monopolio pertenecía a la Corona. Su ámbito se circunscribe a los territorios peninsulares de la Corona de Castilla.

El vecindario se formó a partir de los datos obtenidos a lo largo de 1631, según consta en los documentos que los intendentes de cada Partido salinero enviaron al Consejo de la Sal. La Olmeda no aparece mencionada en el Censo de la Sal.

Vecindario de 1646

En 1646 se ordena en cada población del reino de Castilla se realice un mero recuento de sus vecinos, con objeto de realizar un reparto forzoso de juros reales que conformará el Vecindario de las ciudades, villas y lugares de la Corona de Castilla de 1646.

Las poblaciones de Soria se encuentran ampliamente representadas, aunque no en su totalidad, y en la certificación de vecindad de La Olmeda se expresa una relación nominal de los vecinos. Conviene aclarar que el concepto de vecino, igual que en los anteriores censos, equivale al cabeza de familia de cada casa, generalmente hombre y en menor medida viudas o bien otras mujeres que por diversas circunstancias estuvieran al cargo de un hogar. De este modo la cifra total de habitantes tan solo puede estimarse aplicado un factor de 3 o 4 al número de vecinos.

Vecindario de 1693

Se trata de un vecindario realizado con fines militares referidos a las levas militares (dos por cada cien vecinos laicos y eclesiásticos). No se trata de libros, son expedientes sueltos. No hay referencias a La Olmeda.

CENSOS Y CATASTROS DEL S. XVIII

Censo de Campoflorido – 1712

Para poner fin a la Guerra de Sucesión española (1701-1713), Felipe V ordenó la formación de un vecindario incluyendo al estado noble, que las viudas contaran como medio vecino y que se excluyeran los clérigos, los pobres de solemnidad y los militares. Es el llamado Censo de Campoflorido, cuyo objetivo era un reparto más equitativo de los impuestos extraordinarios con que debían sufragarse los gastos motivados por la guerra recién acabada. Por tratarse de un recuento de tipo fiscal, el único dato que ofrece es el número de “vecinos útiles”, es decir, los vecinos que tenían el deber de contribuir al pago del impuesto, en cuanto cabezas de hogar o familia.

La Olmeda no figura mencionada en este vecindario.

Catastro del Marqués de la Ensenada de 1749-1756

El Catastro del Marqués de la Ensenada no se trata de un censo de población, sino de una evaluación de la riqueza de los pueblos, aunque en él figuren datos de población. La intención al elaborar el catastro era simplificar el sistema de impuestos de la Corona de Castilla.

El catastro comenzó a elaborarse en 1740 y las labores de recogida duraron hasta 1753. Se envió un “interrogatorio” de 40 preguntas a cada pueblo que los representantes de la justicia (normalmente el alcalde acompañado de otras personalidades destacables) debían responder bajo juramento. Los vecinos se distinguen en vecinos útiles, vecinos jornaleros, pobres de solemnidad, habitantes o transeúntes, viudas y eclesiásticos seculares.

Como resultado de la explotación de las respuestas recogidas en el catastro podemos citar el Censo y el Vecindario de la Ensenada. El Censo contiene los resúmenes provinciales de la población clasificada por edad y clase (residentes hijos de familia menores de 18 años, vecinos de 18 a 60 años, vecinos mayores de esa edad, jornaleros transeúntes, sirvientes, pobres de solemnidad, viudas y resto de personas del sexo femenino). El Vecindario ofrece datos de población por municipios.

El INE ha publicado una reproducción de los documentos referidos a la población, acompañado de un nomenclátor de los pueblos reseñados, la relación por oficios manuales de sus habitantes y cartografía que relaciona las antiguas intendencias con las modernas provincias.

Censo ganadero de la Corona de Castilla de 1752

Tomando como fuente el ‘Censo Ganadero de la Corona de Castilla. Año de 1752‘ editado y publicado por el INE que, a su vez, es una trascripción de los libros H de los Estados Generales realizados por la Junta de la Única Contribución en 1754. La obra del INE está estructurada tal como se recoge en los manuscritos originales, en dos volúmenes en base a la propiedad de las ganaderías (seglares y eclesiásticos).

El ganado que figura en el Censo no es, en realidad, un recuento de todas las cabezas existentes en el momento del realizar la operación censal, sino sólo el que es objeto de explotación ganadera, y aun así, no se incluye el llamado “de corral”, es decir, la avicultura y cunicultura.

Ganaderías de seglares:

Ganaderías de eclesiásticos:

Nomenclatura:
• Rs de Vn: Reales de Vellón.
• Oro en Pt/Ac: Estimación en pesetas de 1994 del valor de los esquilmos calculados éstos por su conversión en oro.
• Vecino: El número de vecinos que figuran en estas relaciones se corresponden con los vecinos útiles que recoge el Catastro de la Ensenada de 1752, que no debe entenderse como un individuo, sino que se asemejaría más a lo que se conoce como cabeza de familia (en el caso del vecino seglar) y a la población del clero (como vecino eclesiástico) que incluiría a los seglares a su servicio.

Censo de Aranda de 1769

En 1768 Pedro Pablo de Abarca, Conde de Aranda, bajo las órdenes de Carlos III dicta la Carta-Orden que dispone la realización del primer Censo de habitantes de España “para establecer un justo equilibrio en las obligaciones a que concurren y para promover ideas útiles al Estado, según los sexos y edades“. Encomendó esta operación a los obispos, que a su vez confiaron la obtención de los datos locales a los párrocos.

Cada párroco debía cumplimentar una plantilla (formulario) con datos resumidos de los feligreses. Se les requirió que indicaran en dicho formulario las circunstancias personales de todos los habitantes adscritos: edad (hasta 7, 16, 25, 40, 50 y mayores de 50 años), sexo y estado civil (no singulariza a los viudos, que incluye, por lo general, con los solteros), aportando también información complementaria del número de “exentos” por su condición de: Hidalguía, Real Servicio, Real Hacienda, Cruzada e Inquisición; y la enumeración de eclesiásticos y sirvientes de Iglesia, y de los Hospitales. Para evitar la ocultación de datos y la falta de respuesta en este censo se estableció la prohibición de hacer públicos los datos individuales (bajo secreto de confesión). Los resultados del Censo de Aranda (1769), veinte años después, se publicaron en un resumen por obispados.

Los estadillos originales enviados se han perdido en su mayoría, entre ellos los del obispado de Osma. En el mismo S. XVIII, la Real Academia de la Historia ordenó la copia mediante transcripción de la documentación recabada, copia que el INE reproduce en edición facsímil.

En el Tomo VI se encuentran los datos de La Olmeda.

Nota: En el epígrafe I (Eclesiásticos y sirvientes de iglesia) se incluyen curas, tenientes, ordenados, diáconos y tonsurados, pero no a mayordomos de fábrica, sacristanes y monaguillos a los que se consideran incluidos en las celdas generales. Las incidencias que indican los párrocos son frecuentes. A veces señalan que los eclesiásticos y sacristanes están incluidos en el total general y otras no los incluyen.

Diccionario geográfico de España de D. Tomás López de 1772

No llegó a publicarse. Manuscrito en la Biblioteca Nacional. Este excelente cartógrafo recogió la información proporcionada por los curas párrocos de la zona. Los mapas que acompañan al texto los levantaron los propios párrocos. No se conocen datos para La Olmeda.

Censo de Floridablanca de 1787

Se conoce como Censo de Floridablanca al que mandó elaborar José Moñino y Redondo, Conde de Floridablanca, en 1786 y que se ejecutó en 1787. Este censo se caracterizó por facilitar información acerca de la estructura de población por sexo, edad y estado civil (incluyendo a los viudos), junto con una clasificación económica para la totalidad de las localidades españolas. La obtención de datos se encomendó a las autoridades civiles, ayudadas por el clero. Previo a la elaboración del censo en sí, se confeccionó un inventario de todos los pueblos de España (Nomenclátor de Floridablanca) que serviría como guía y control en los trabajos de recopilación de los datos censales.

El INE ha publicado una trascripción por pueblos de acuerdo a la documentación localizada en el Archivo de la Real Academia de la Historia, Biblioteca del Palacio Real, Biblioteca Nacional y otros archivos provinciales.

Las características administrativas de La Olmeda:
• Página en el Nomenclátor de 1787: 324.
• Categoría: Lugar (L).
• Autoridad: Alcalde pedáneo (AP).
• Jurisdicción: Señorío secular (SS).
• Intendencia: Soria (SOR).
• Partido: Osma (OSM).

Clasificación por estado civil, edad y sexo:

 

La población total de La Olmeda se establece en 35 habitantes y su clasificación por ocupaciones:
• Sacristanes: 1
• Labradores: 7
• Jornaleros: 3
• Criados: 2
• Menores y sin prof. especif: 22

Como resumen, en este censo La Olmeda figuraba como lugar del Partido de Osma en la Intendencia de Soria, con jurisdicción de señorío y bajo la autoridad de Alcalde Pedáneo, nombrado por el Duque de Uceda. Contaba entonces con 35 habitantes.

Censo de Godoy-Larruga de 1797

Publicado con el título Censo de la población de España de el año 1797. Manuel Godoy hacia 1796 decide formar un nuevo censo, al que se conocera como Censo de Godoy. Se realizó, como el de Floridablanca, por intendencias y sus resultados se tabularon y publicaron en 1801. Debido a la animadversión hacia Godoy desaparecieron los documentos originales de este censo. No se han encontrado nunca los padrones originales, por lo que únicamente se tienen datos de los resúmenes provinciales que se publicaron en 1801. Existe una edición faximil en el INE.

La Olmeda aparece en la ‘Relación de las ciudades, villas, lugares, aldeas, granjas, cotos redondos, cortijos y despoblados de España, y sus islas adyacentes‘ (Es la relación de pueblos tomada del primer tomo del Nomenclátor de Floridablanca publicado poco antes y que contenía todos los pueblos de España, el primero por intendencias y el segundo alfabético). No se dispone de las relaciones originales de los intendentes.

REGISTROS DOCUMENTALES DEL S. XIX

Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal de Sebastián Miñano (1827)

Sebastián Miñano publicó entre 1826 y 1829 su obra Diccionario geográfico-estadístico de España y Portugal  que le sirvió para ser nombrado miembro de la Academia de la Historia. El trabajo de Miñano no es fruto de la comprobación in situ del territorio, sino el resultado de una labor de gabinete, mediante el despliegue de una amplísima red de corresponsales –en su mayoría, curas párrocos— en todo el territorio peninsular e insular que, mediante un cuestionario, como anteriormente había hecho Tomás López, le informan acerca de los aspectos de su interés en cada localidad o de determinados accidentes geográficos. La recopilación de datos tuvo lugar entre 1822 y 1826.

• En el Tomo VI  aparece la referencia directa a La Olmeda:

• No hay que olvidar que en La Olmeda estaba la sede de la institución medieval de la Junta de las Tres Casas de La Olmeda (San Esteban, Osma y Gormaz), así que hay una referencia indirecta al referirse a la ‘casa llamada de las Tres Jurisdicciones‘:

Sobre Osma (pág. 362): “Aqui esta la efigie dei condestable de Castilla Fernan Gonzalez que alcanzó grandes victorias contra los moros especialmente en esta ciudad en San Esteban y en Gormaz por lo que las fueron concedidas muchos privilesios. El dia 1.º de mayo de cada año se juntan los tres ayuntamientos en la casa llamada de las Tres Jurisdicciones“.

Censo de 1842

Este es el primer censo, y la primera publicación, en el que aparecen relacionados todos los municipios españoles. En la edición del INE, Publicaciones imputadas en la primera mitad del S. XIX, aparecen los datos registrados para La Olmeda:

A la caída del Antiguo Régimen la localidad de constituye en municipio constitucional en la región de Castilla la Vieja contando en el censo de 1842 con 10 hogares y 42 vecinos, para posteriormente integrarse en Osma. Por esta integración, en censos posteriores ya no van a publicarse datos desagregados de La Olmeda, sino como dato único integrado en los de Osma.

Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar (Diccionario Madoz) – 1849

La obra Diccionario geográfico-estadístico-histórico de España y sus posesiones de Ultramar publicada por Pascual Madoz entre 1845 y 1850 está compuesta por dieciséis volúmenes es una importante obra de referencia para conocer a través de sus amplias descripciones el modo de vida de sus contemporáneos y lo que había en todas las poblaciones de España en esos tiempos. Supone una mejora importante respecto a la obra publicada en 1829 por Sebastián Miñano.

Datos de la localidad en el Tomo XII, pág. 248::

Nomenclator de Manuel Blasco – 1880

El Nomenclator historico, geográfico estadistico y descriptivo de la provincia de Soria de Manuel Blasco Jimenez se trata de una recopilación “de lo más saliente de las propiedades e historia de nuestros pueblos“. En él se determinan los nombres de los pueblos de Soria, su historia, posición topográfica, minas, canteras y cuevas, límites, montes, ríos, fuentes y arroyos, producciones, iglesias y ermitas ó santuarios, establecimientos de enseñanza y dotación de los mismos, distancia entre ellos y la Capital, etc.

En su segunda edición, de 1909, se actualizarán los datos demográficos y se añadirá el último párrafo con referencia a la infancia del autor que no figuraba en la edición original de 1880.

Artículo Fernán González tiene los ojos tristes… (La Olmeda, la Guernika Soriana).
Antonio RUIZ VEGA (1990). Soria Semanal, 30 de octubre, pp. 6-7.

Habrá que esperar 80 años hasta encontrar una referencia significativa de La Olmeda en la bibliografía publicada sobre la provincia de Soria. En ninguno de los tres libros de viajes de referencia de autores sorianos, ‘Guía de Soria y su provincia‘ de Blas Taracena y José Tudela (1968), ‘Soria y su provincia. Guía turística‘  por José Antonio Pérez-Rioja (1970) y ‘Soria‘ de J.A. Gaya Nuño y Concha de Marco (1989), aparece citada.

Este magnífico artículo etnográfico de Antonio Ruiz Vega, ya en épocas modernas tomando como base la historia de La Olmeda como sede de la Junta de las Tres Casas, institución medieval de aprovechamiento de una comunidad de tierra y villa por San Esteban, Osma y Gormaz, ha merecido por si mismo una entrada propia en este blog. En ella se puede consular el artículo original sólo disponible, en otro caso, en la Hemeroteca Histórica de la Biblioteca Municipal de Soria.

PÁGINAS WEB CON REFERENCIAS A LA OLMEDA

La Olmeda (Soria) en Wikipedia.
La Olmeda. Soria (Blog de Paloma Torrijos).
Fotos de La Olmeda (todopueblos.com).
Las Tres Casas de la Olmeda. Soria (Blog de Paloma Torrijos).
Sobre las antiguas instituciones populares de Castilla – IV (Blog Historia de Covaleda).
– Mismo que anterior pero en foroscastilla.org.
– No hay reseña entre los pueblos visitados por soria-goig.com.

Lo más recientemente encontrado (2016) es un artículo en blog de Alberto Ortega Carazo y comentario de Félix Ortega Vallejo:

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *